El cáncer de testículos

El cáncer de testículos en pocas palabras
  • Es un tipo de cáncer que se produce en los testículos de los hombres.
  • Los hombres jóvenes son los que corren mayor riesgo de contraerlo.
  • Un diagnóstico precoz puede salvarte la vida.

Si bien el cáncer de testículos no es muy común, es una grave preocupación para los hombres jóvenes. Es el cáncer más frecuente entre los hombres entre 20 y 34 años de edad. Pero si se detecta y se trata pronto, el cáncer de testículos por lo común es curable.

Ya sea que te parezca que puedes tener cáncer de testículos o que seas una pareja, familiar o amigo preocupado por alguien, es posible que tengas muchas preguntas al respecto. A continuación, se incluyen las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes sobre el cáncer de testículos.

Expand All +

  • +-

    ¿Qué es el cáncer de testículos?

    Los testículos son dos glándulas de forma ovoidea que se encuentran dentro del escroto. Producen esperma y hormonas. Son conocidos también como testes.



    El cáncer de testículos se desarrolla cuando células anormales en uno o ambos testículos se reproducen de forma descontrolada.

    La detección temprana es muy importante. El tratamiento es muy eficaz y el índice de curación es muy elevado. Si no se trata o se detecta tarde, se puede extender a otras partes del cuerpo y puede provocar la muerte.

  • +-

    ¿Qué tan frecuente es el cancer de testículos?

    Se diagnostican aproximadamente 8,000 casos de cáncer de testículos por año en los Estados Unidos. Cada año mueren alrededor de 400 hombres por esta enfermedad. Uno de cada 100 casos de cáncer en los hombres se desarrolla en los testículos. La proporción de cáncer de testículos ha aumentado, pero los expertos no han logrado descubrir las causas.

  • +-

    ¿Quiénes corren mayor riesgo de contraer cáncer de testículos?

    Los hombres jóvenes tienen mayor riesgo: la mayoría de los casos se presentan en hombres de entre 15 y 39 años de edad. Es el cáncer más común entre los hombres de 20 a 34 años. Solamente el 9% de los hombres con cáncer de testículos tiene más de 50 años.

    Los hombres de raza blanca son los que corren mayor riesgo de contraer cáncer de testículos. Tienen entre 5 y 10 veces más de probabilidades que los hombres afroamericanos de contraer este tipo de cáncer. Los hombres asiáticos americanos, latinos y norteamericanos nativos también tienen más probabilidades que los afroamericanos de contraer cáncer de testículos, pero menos que los blancos.

    Otros factores que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de testículos son:

    • Criptorquidia (falta de descenso de un testículo al escroto)
    • Antecedentes familiares de cáncer de testículos
    • VIH
    • Síndrome de Klinefelter (una afección genética que causa desarrollo insuficiente de los testículos y otros problemas)
    • Haber tenido cáncer de testículos anteriormente
  • +-

    ¿Cómo me protejo del cáncer de testículos?

    Se recomienda que el profesional de la salud te haga un examen de los testículos durante tus exámenes médicos de rutina. Pregúntale a tu proveedor de atención de la salud con qué frecuencia es conveniente hacer tales exámenes. Es posible que se recomienden exámenes más frecuentes a los hombres con factores de riesgo de contraer cáncer de testículos.

  • +-

    ¿Cuáles son los síntomas del cáncer de testículos?

    El síntoma más común es la aparición de una protuberancia o de una hinchazón en un testículo. Las protuberancias o nódulos pueden ser tan pequeños como una arveja. Las inflamaciones pueden tener la apariencia de un engrosamiento irregular en un testículo. Por lo general, los síntomas no causan dolor. Algunos pueden provocar molestias.

    Otros síntomas pueden incluir:

    • Dolores o molestias en la espalda, en la ingle, en la parte baja del abdomen o en el escroto
    • Algún cambio en el tamaño habitual o en el aspecto del testículo
    • Sensación de pesadez en el escroto o de hinchazón en la parte baja del abdomen

    Existe un tipo de cáncer de testículos poco frecuente que hace que el cuerpo de un hombre produzca estrógeno (hormona femenina). Además de los otros síntomas de cáncer de testículos, este tipo de cáncer puede provocar la pérdida del impulso sexual y sensibilidad, inflamación o protuberancias (nódulos) en la zona alrededor de las tetillas.

    Hay otras afecciones de menor gravedad que también pueden causar cualquiera de estos síntomas. De todas formas, debes informar cualquiera de estos síntomas a tu proveedor de atención de la salud lo antes posible.

    No dejes que el miedo te impida buscar ayuda. Solamente un proveedor de atención de la salud puede diagnosticar o descartar el cáncer. Y cuanto antes se diagnostica y trata el cáncer, menores son las probabilidades de que se extienda a otras partes del cuerpo.

  • +-

    ¿Cómo se diagnostica el cáncer de testículos?

    Los proveedores de atención de la salud examinan los testículos con la mano y utilizan otras pruebas para diagnosticar o descartar el cáncer.

    • Los análisis de sangre miden ciertas proteínas y enzimas liberadas por los tumores cancerosos.
    • Los estudios de ultrasonido emplean ondas sonoras, en lugar de rayos X, para producir una imagen de los tejidos internos. Pueden localizar y determinar el tamaño de una masa en el testículo. El ultrasonido es un procedimiento muy seguro. También se lo conoce como ecografía.

    La cirugía es la única forma de averiguar con certeza si hay cáncer. Sin embargo, se realiza solamente después de que otros exámenes hayan mostrado la probable presencia de un cáncer y que además el proveedor de atención de la salud esté seguro al respecto. Normalmente, se extirpa el testículo completo y se analiza. (Un solo testículo puede producir suficientes hormonas para conservar la masculinidad de un hombre, la barba, la voz, el impulso sexual, etc.).

    Solamente en raras ocasiones se realiza únicamente una biopsia, es decir, la extirpación de una pequeña parte del testículo. En general, la biopsia se realiza si el hombre tiene un solo testículo. En caso contrario, los proveedores de atención de la salud evitan las biopsias porque el cáncer de testículos tiene mayores probabilidades de extenderse en comparación con otros tipos de cáncer.

    Autoexamen de los testículos

    1. Mueve el pene hacia un costado para poder mirarte los testículos en un espejo. Examínalos para detectar la presencia de alguna hinchazón o protuberancia. Asegúrate de que cada uno de los testículos tengan aproximadamente el mismo tamaño que el otro. Es normal que uno sea levemente más grande que el otro.

    2. Sosten un testículo con los dedos índice y medio por debajo y con el pulgar por encima. En general, el testículo tiene forma ovalada, y es suave y firme.
      • Revísalos para detectar si tienen protuberancias o nódulos mientras mueve el testículo suavemente entre el pulgar y los dedos. Observa si hay algún cambio en el tamaño o la forma o si los sientes diferentes al tacto.
      • Revisa el epidídimo: conducto blando y espiralado donde madura el esperma y que se extiende por la parte superior y posterior de cada testículo. Probablemente tenga una textura con más protuberancias que el testículo.
      • También palpa el conducto denominado conducto deferente que sale del epidídimo y se asemeja a un espagueti. Debería tener la textura de un cordón suave.

      Si conoces la textura de todas estas partes, tendrás menos probabilidades de confundirlas con nódulos cancerosos.

    3. Repite el examen en el otro testículo.

  • +-

    ¿Cuáles son los tratamientos para el cáncer de testículos?

    La intervención quirúrgica es el tratamiento más probable. La quimioterapia y la radioterapia se usan a menudo como seguimiento a la cirugía. El tratamiento es sumamente eficaz, en especial cuando el cáncer se trata pronto. Tu proveedor de atención de la salud puede realizar más pruebas para determinar cuáles son los tratamientos indicados para ti. Habla con tu proveedor de atención de la salud sobre tus opciones y se honesto con respecto a tus inquietudes. Haz una lista de preguntas que quisieras hacerle en cada cita. También te puede resultar útil buscar una segunda opinión de otro especialista cuando tengas que decidir el mejor tratamiento para ti.

  • +-

    ¿El tratamiento para el cáncer de testículos afectará mi sexualidad?

    Casi todos los hombres con cáncer de testículos (el 99% de ellos) solamente lo tienen en un testículo. Después del tratamiento, el testículo que queda produce todas las hormonas necesarias que afectan la masculinidad, la barba, la voz, el impulso sexual, etc. Y la extracción de un testículo no afecta la capacidad de tener una erección.

    Es posible que algunos hombres tengan problemas si se preocupan por su desempeño sexual sobre la base de su aspecto físico. Pueden sentirse incómodos por el aspecto o la sensación del escroto. Pueden elegir que les coloquen un testículo artificial (una prótesis) en el escroto. Si estás preocupado por el modo en que te verás y sentirás, habla con tu proveedor de atención de la salud sobre esta opción.

    El uno por ciento de los hombres con cáncer en ambos testículos pueden tomar testosterona para conservar los impulsos sexuales y los atributos masculinos.

  • +-

    ¿El tratamiento para el cáncer de testículos afectará mi fertilidad?

    Ciertos tratamientos pueden reducir la fertilidad en forma temporaria o permanente. Si deseas tener hijos biológicos después del tratamiento, habla con tu proveedor de atención de la salud. Puedes elegir un tratamiento que tenga menos probabilidades de afectar la fertilidad a largo plazo. O bien puedes almacenar esperma en un banco de esperma antes de someterte al tratamiento, para poder usarlo en el futuro en la fecundación de tu pareja en caso de que tengas problemas de fertilidad después del tratamiento.

  • +-

    ¿Dónde puedo obtener más información sobre el cáncer de testículos?

Find A Health Center

or

Search