Make Your Gift
Make Your Gift

Planned Parenthood

Examen pélvico

El examen pélvico en pocas palabras

  • Lo más importante de un examen ginecológico:
  • Protege contra el cáncer cervical.
  • Protege contra la infertilidad.
  • Ayuda a tener un embarazo y un parto saludables.
  • Toma solamente unos minutos.
  • Son fáciles de realizar.

Los exámenes pélvicos son muy importantes para la salud de las mujeres. Sin embargo, a muchas nos hacen sentir nerviosas porque se tratan de los órganos sexuales y reproductivos. Es muy común que a las mujeres les cause especial preocupación tener su primer examen pélvico. Si el examen pélvico te produce ansiedad o preocupación, la información de esta página puede resultarte útil. Te sentirás más cómoda si sabes qué puede suceder.

Ver Todo

¿Qué es un examen pélvico?

Independientemente de que seas heterosexual, lesbiana, bisexual, casada, soltera, sexualmente activa o no, el examen pélvico es una parte normal e importante del cuidado de tu cuerpo. Durante el examen pélvico, un proveedor de atención de la salud revisa la zona pélvica. Ésta incluye la vulva y los órganos reproductivos internos, el cuello del úterolos ovarioslas trompas de Falopioel útero y la vagina.

Durante el examen pélvico, tu proveedor de atención de la salud busca síntomas de infección y otras afecciones. Es muy probable que esto incluya la extracción de algunas células del cuello uterino para una prueba de Papanicolau. Esto se realiza para protegerte del cáncer cervical. La detección temprana de problemas pueden ayudarte a obtener el tratamiento necesario para mantenerte sana.

El examen pélvico es una parte muy importante de la consulta ginecológica periódica de una mujer, conocida también como examen ginecológico. La ginecología es el cuidado de la salud femenina. En un examen ginecológico se comprueba la salud de la mujer, especialmente la de sus órganos sexuales y reproductivos. Puede incluir:

¿Cuándo debo hacerme mi primer examen pélvico?

A menos que tengas un problema de salud, debes hacerte tu primer examen pélvico cuando cumplas 21 años o tres años después de tu primera relación sexual vaginal, cualquiera de los dos que ocurra primero.

Se recomienda que las mujeres jóvenes, entre 13 y 14 años, tengan consultas ginecológicas periódicas con sus proveedores de atención de la salud antes de que necesiten exámenes pélvicos. Durante estas consultas, una joven puede hacer preguntas y hablar con su proveedor de atención de la salud sobre el desarrollo, los cambios del cuerpo y toda otra inquietud que se le presente. Estos controles ayudan a asegurarnos de que esté sana y desarrollándose de manera adecuada. La mayoría de las veces, estas primeras consultas no incluyen un examen pélvico.

¿Con qué frecuencia debo hacerme un examen pélvico?

Después del primer examen pélvico, el proveedor de atención de la salud te informará con qué frecuencia debes solicitar atención ginecológica, incluso los exámenes pélvicos. La frecuencia de los exámenes dependerá de tu historia clínica y de las necesidades particulares de tu salud. Es posible que necesites exámenes pélvicos más a menudo si tienes:

  • Antecedentes de resultados anormales de la prueba de Papanicolau
  • Antecedentes de problemas de salud sexual
  • Antecedentes familiares de determinados tipos de cáncer
  • Una infección de transmisión sexual o una pareja con alguna infección
  • Vaginitis recurrente
  • En algunos casos, es necesario un examen pélvico para recetar métodos anticonceptivos hormonales, como la píldora, el parche, el anillo o la inyección. Siempre es necesario un examen pélvico para colocar un DIU o tomar la medida de un diafragma.

Cuándo comunicarse con el proveedor de atención de la salud

Llama a tu proveedor de atención de la salud si tienes alguna inquietud sobre salud sexual y reproductiva o si presentas alguno de estos síntomas:

  • Cambios en el sangrado o en el flujo vaginal
  • Aumento del dolor o de las molestias antes de tu periodo menstrual
  • Dolor, hinchazón o sensibilidad de la vulva o de la vagina
  • Dolor, protuberancias o picazón en la vulva o la vagina
  • Dolor fuerte o inusual en la vagina o en la pelvis

Éstos pueden ser síntomas de una infección o afección grave que puede necesitar tratamiento. Es mejor hacerse una revisión médica lo antes posible.

¿Dónde puedo obtener un examen pélvico?

¿Cómo me preparo para el examen pélvico?

Puedes seguir algunas recomendaciones sencillas para prepararte para el examen.

  • Planifica el examen pélvico para un día en que no tengas tu periodo menstrual, a menos que tengas problemas de sangrado que tu proveedor de atención de la salud quiera observar. El fluido menstrual puede afectar los resultados de algunas pruebas de laboratorio.
  • No tengas relaciones sexuales vaginales ni introduzcas nada en la vagina durante uno o dos días antes de la consulta.
  • Las mujeres no deben hacerse duchas vaginales. Pero si acostumbras hacerlo, no lo hagas al menos durante las 24 horas anteriores a la consulta. Para lograr resultados más exactos, tampoco uses ningún otro producto vaginal. Pueden ocultar algunas enfermedades de la vagina.
  • Haz una lista de las preguntas que quieres hacerle al proveedor de atención de la salud. Algunas mujeres las escriben para que sea más fácil recordarlas durante la entrevista.
  • Si piensas que te sentirás más cómoda, consulta si puedes entrar a la sala con una amiga.

¿Qué tipo de preguntas se me harán para obtener mi historia clínica?

En primer lugar, el proveedor de atención de la salud te hará una serie de preguntas acerca de tu historia clínica y la historia clínica de tu familia.

Estas preguntas te ayudarán a obtener la atención médica que necesitas, por eso trata de contestarlas de la forma más honesta y completa posible. Puede ser que se te hagan estas preguntas:

  • ¿Cuándo tuviste tu último periodo menstrual?
  • ¿Con qué frecuencia tienes los periodos menstruales?
  • ¿Cuánto tiempo duran?
  • ¿Alguna vez tienes hemorragia entre los periodos menstruales?
  • ¿Tienes algún dolor, picazón o flujo fuera de lo común en la vagina o en la vulva?
  • ¿Tienes alguna otra enfermedad?
  • ¿Qué problemas de salud tienen otros integrantes de tu familia?
  • ¿Tienes relaciones sexuales?
  • ¿Tienes relaciones con hombres, con mujeres o con ambos?
  • ¿Sientes algún dolor durante las relaciones sexuales?
  • ¿Tienes hemorragias después de las relaciones sexuales?
  • ¿Usas métodos anticonceptivos?
  • ¿Sospechas que podrías estar embarazada?
  • ¿Estás tratando de quedar embarazada?
  • ¿De qué manera previenes las infecciones de transmisión sexual?

Puede haber otras preguntas sobre si consumes alcohol u otras drogas, si fumas, o sobre si tuviste o tienes alergias, enfermedades, embarazos anteriores, incontinencia urinaria, riesgo de infección o cualquier tipo de cirugía.

¡Tú también puedes hacer preguntas! Probablemente quieras preguntar sobre estos temas:

  • Métodos anticonceptivos
  • Hemorragias después de las relaciones sexuales
  • Flujo menstrual más abundante de lo común
  • Dolor pélvico
  • Prueba de embarazo
  • Pruebas para detectar clamidia, herpes, virus de inmunodeficiencia humana (VIH), virus del papiloma humano y otras infecciones que puedan preocuparte
  • Olor vaginal desagradable
  • Flujo vaginal

No permitas que la vergüenza se convierta en un riesgo para la salud. Asegúrate de preguntar todo lo que quieras saber. Lo normal es que las pruebas necesarias se puedan hacer rápidamente durante la entrevista.

¿Qué sentiré durante el examen pélvico?

La parte de examen pélvico del examen ginecológico debe tomar sólo unos minutos. Es posible que sientas un poco de incomodidad durante algunas partes del examen, pero no debe producir dolor. En caso de que duela, díselo a tu proveedor de atención de la salud, quien puede ayudarte a sentirte más cómoda. Este examen es para ti, por lo tanto no tengas miedo de decir lo que sientes.

Te sentirás menos tensa durante el examen pélvico si haces lo siguiente:

  • Respiras hondo lentamente con la boca abierta.
  • Deja que los músculos abdominales se aflojen.
  • Relajas los hombros.
  • Relajas los músculos entre las piernas.
  • Pídele a tu proveedor de atención de la salud que describa lo que está pasando.

¿Qué hace el proveedor de atención de la salud durante mi examen pélvico?

El proveedor de atención de la salud te solicitará que te quites la ropa y te coloques una bata de papel o tela. A continuación, te pedirá que te recuestes sobre la camilla de examen ginecológico y pongas los pies en los estribos de la camilla. (Algunas camillas tienen soportes para las rodillas en vez de los pies).

Desliza las caderas hasta el borde de la camilla. Deja que las rodillas se abran. Relájate lo más posible. Relaja las nalgas, los músculos abdominales y vaginales. De esta manera se sentirá más cómoda. Además el examen será más completo. Puedes cubrir la parte baja del abdomen y los muslos con una sábana para sentirte menos expuesta.

Normalmente, el examen pélvico tiene cuatro partes:

1. El examen externo: Tu proveedor de atención de la salud observará los pliegues de la vulva y la abertura de la vagina. Durante esta parte del examen, se revisa en busca de síntomas de quistes, flujo, verrugas genitales, irritación u otras afecciones.

2. El examen con espéculo: El proveedor de atención de la salud introducirá cuidadosamente un espéculo lubricado dentro de la vagina. Cuando el espéculo de metal o plástico se abre, separa las paredes de la vagina. Es posible que sientas alguna molestia, pero no dolor. En caso de sentir dolor, díselo a tu proveedor de atención de la salud, quien podrá adaptar el tamaño o la posición del espéculo. Si deseas ver el cuello de tu útero, dilo. Es posible verlo con un espejo.

El proveedor usará luego una espátula diminuta o un pequeño cepillo para tomar una pequeña muestra de las células del cuello uterino. Esta muestra se someterá a una prueba de Papanicolau para ver si hay células precancerosas o cancerosas en el cuello uterino.

Si te parece que podrías estar en riesgo de tener una infección de transmisión sexual, dilo a tu proveedor de atención de la salud, quien puede utilizar un hisopo de algodón para tomar una muestra del flujo del cuello uterino. Se analizará esta muestra para detectar infecciones de transmisión sexual.

Speculum Pelvic Exam

3. El examen bimanual: Durante esta parte del examen, el proveedor de salud introducirá uno o dos dedos enguantados y lubricados en la vagina y con la otra mano presionará suavemente la parte baja del abdomen. De esta forma examina para revisar:

  • El tamaño, la forma y la posición del útero, lo cual podría afectar la fertilidad y la elección de los métodos anticonceptivos
  • Si hay un útero agrandado, lo que puede indicar un embarazo o fibromas
  • Si hay sensibilidad o dolor, que podrían indicar una infección u otras afecciones
  • Si hay inflamación de las tropas de Falopio, lo que podría indicar un embarazo ectópico
  • Si hay ovarios, quistes o tumores más grandes de lo normal

Bimanual Pelvic Exam

4. El examen rectovaginal: Es posible que el proveedor de salud introduzca un dedo, cubierto por un guante, en el recto. Este procedimiento examina los músculos entre la vagina y el ano. También revisa si hay tumores detrás del útero, en la parte inferior de las paredes de la vagina o en el recto. Algunos proveedores también introducen otro dedo en la vagina. Esto les permite efectuar un examen más completo del tejido intermedio.

Es posible que durante el procedimiento sientas la necesidad de defecar. Es normal y dura solamente unos instantes.

¿Qué debo hacer al final del examen pélvico?

Al finalizar el examen pélvico, asegúrate de averiguar cuándo estarán los resultados de las pruebas que te hayas realizado. Si te recetaron medicamentos, asegúrate de seguir las instrucciones sobre cómo tomarlos.

Escrito por Jon Knowles 
Revisado por Danielle Dimitrov
Traducido por Emi Canahuati
Illustraciones por Marika Hahn

  • tumblr icon
  • google plus icon
  • twitter icon
Examen pélvico