Planned Parenthood

Mamografía

Las mamografías en pocas palabras

  • Radiografía de los senos.
  • Ayuda en la detección temprana del cáncer de seno.
  • Se recomienda realizarse cada año a partir de los 40 años.

La detección temprana del cáncer de seno salva vidas. Las mamografías son una herramienta importante en la detección temprana. Solamente de 2 a 4 mamografías de cada 1,000 resultan en un diagnóstico de cáncer. Sin embargo, a algunas mujeres les da miedo tener que realizarse una mamografía. Algunas tienen miedo de escuchar resultados negativos, y otras tienen miedo de la incomodidad que podrían sentir durante la mamografía.

Éstas son las respuestas a algunas de las preguntas más comunes sobre las mamografías. Si te preguntas si deberías realizarte una mamografía o si has pospuesto solicitar una cita para realizarte una, esperamos que estas respuestas sean útiles y te alienten a realizarte una mamografía cuando sea necesario.

Ver Todo

¿Qué es una mamografía?

Una mamografía es una radiografía de los senos. Es una manera de realizar una revisión médica para el control del cáncer de seno. Las mamografías permiten encontrar tumores que son demasiado pequeños como para detectarlos en un examen de los senos.

Una mamografía periódica se conoce como mamografía de revisión médica para el control del cáncer de seno. Las mujeres que no presentan síntomas deben hacerse mamografías periódicas. Una mamografía periódica brinda a los proveedores de atención de la salud una idea de cómo son sus senos normalmente. Cada mamografía los ayudará a percibir cualquier alteración que se haya producido desde el último examen.

A veces, se recomienda la realización de una mamografía después de un examen de los senos. Ésta recibe el nombre de mamografía de diagnóstico. Se podría realizar una mamografía de diagnóstico en caso de detectarse un nódulo u otras alteraciones durante un examen de los senos.

¿Cuándo me debo hacer una mamografía?

La Sociedad Americana del Cáncer sugiere a las mujeres que se realicen una mamografía por año a partir de los 40 años. Las mamografías anuales pueden continuar siempre y cuando gocen de buena salud.

En algunos casos, las mamografías son útiles para mujeres menores de 40 años. Se puede recomendar una mamografía a una mujer joven cuando tiene:

  • Antecedentes familiares de cáncer de seno que se desencadena a una edad temprana
  • Nódulos benignos en los senos, para asegurarse de que el cáncer no esté oculto entre quistes inofensivos

Consulta con tu proveedor de atención de la salud si tienes dudas sobre los siguientes puntos:

  • Alteraciones en la apariencia, forma o textura de los senos o secreción de los pezones
  • Antecedentes familiares de cáncer de seno u otros tipos de cáncer

Tú y tu proveedor de atención de la salud pueden decidir si realizarte una mamografía es la mejor opción para ti.

¿Qué sucede durante una mamografía?

Cuando te realizas una mamografía, te solicitarán que te desvistas de la cintura para arriba y te entregará una bata.

Estará presente un técnico para posicionar tus senos y sacar las radiografías. La mayoría de los técnicos son mujeres. Si tienes alguna preferencia, pregunta si es posible que te asista un técnico o una técnica cuando hagas la cita.

Solamente tú y el técnico estarán presentes en la sala donde se realiza la mamografía. Te pondrás de pie frente a una máquina especial de rayos X. Se colocará un seno por vez sobre una plataforma plástica y se utilizará otra placa plástica para ejercer presión sobre el seno a medida que se obtienen las radiografías.

Mammogram

Sentirás cierta presión. La presión ejercida de esta manera sobre el seno ayuda a expandir el tejido mamario y evita el movimiento. También ayuda a obtener una imagen más precisa del tejido mamario.

Estos pasos se vuelven a repetir para obtener una imagen lateral de cada seno.

La compresión de cada seno dura sólo unos pocos segundos; el procedimiento total dura alrededor de 15 minutos. La mayoría de las mujeres se sienten incómodas cuando se ejerce presión en sus senos. Algunas mujeres hasta pueden sentir dolor. Sin embargo, el malestar dura solamente unos pocos segundos por vez. Algunas se sienten doloridas después de una mamografía.

Luego, se examinan las radiografías para asegurarse de que no es necesario volver a tomarlas. En esta instancia, el técnico se asegura de que las imágenes son precisas, pero no busca resultados.

 

Sugerencias útiles

Existen ciertas cosas que puedes hacer para que la mamografía sea una experiencia cómoda y para obtener resultados claros:

  • Si es posible, programa la mamografía después de haber tenido tu periodo menstrual. Los senos pueden estar más sensibles e hinchados durante su periodo menstrual y en la semana anterior al mismo. Evita someterte a una mamografía en estas semanas.
  • No uses desodorante, perfume ni talco el día de la mamografía. Estos productos se verán en las radiografías como manchas blancas.
  • En general, cuando se realiza una mamografía, se te solicitará que te desvistas de la cintura para arriba. Algunas mujeres no usan vestido el día de la mamografía. De esta manera, permanecen vestidas de la cintura para abajo.
  • Si tienes implantes mamarios, comunícaselo a la persona con quien acuerdes la cita por teléfono.

¿Qué sucede después de que me realizan una mamografía?

Un radiólogo interpretará las placas radiográficas y determinará los resultados. Los radiólogos son médicos capacitados para interpretar placas radiográficas y exámenes relacionados.

El tiempo en el que se obtienen los resultados puede variar. Cuando te realices una mamografía, puedes preguntar cuánto tiempo suele tardar la entrega de los resultados. Si después de 30 días no tuviste novedades, consulta con tu radiólogo o proveedor de atención de la salud.

¿Son precisas las mamografías?

Las mamografías son efectivas, aunque pueden tener ciertas limitaciones. Es posible obtener resultados imprecisos. En algunos casos, una mancha sospechosa en una mamografía puede terminar siendo algo que no representará mayor preocupación. En otros casos, se puede pasar por alto un diagnóstico de cáncer de seno.

A pesar de que las mamografías no son perfectas, siguen siendo una herramienta importante en la detección del cáncer de seno. Se debe combinar la realización de mamografías con otros exámenes, por ejemplo, exámenes clínicos de los senos.

¿Cuáles son los riesgos de una mamografía?

Algunas mujeres se preocupan por la exposición que puedan tener a la radiación derivada de este estudio. Sin embargo, el grado de radiación proveniente de una mamografía es muy bajo. La mayoría de los especialistas están de acuerdo en que el beneficio de detectar el cáncer de seno es mucho más importante que el riesgo insignificante de exponerse a la radiación durante una mamografía.

¿Qué sucede si los resultados de mi mamografía no son normales?

No todos los resultados anormales indican la presencia de cáncer de seno. Tu proveedor de atención de la salud te informará qué otros exámenes deberías realizarte, incluso otra mamografía u otra prueba.

Existen otras herramientas de diagnóstico que permitirán confirmar los resultados de una mamografía:

  • Biopsia: se extrae tejido quirúrgicamente y se analiza la presencia de células cancerígenas.
  • Biopsia por punción con aguja gruesa: procedimiento no quirúrgico mediante el cual se extrae tejido con una aguja hueca.
  • Ultrasonido: se utilizan ondas sonoras para visualizar los nódulos. Se trata de un procedimiento muy efectivo que permite distinguir los quistes llenos de líquido de los tumores sólidos.

¿Dónde se realizan mamografías?

Pregunte a su proveedor de atención de la salud, en el departamento de salud pública o al personal del centro de salud de Planned Parenthood de su localidad dónde puede realizarse una mamografía en su área.

¿Dónde puedo obtener información sobre las mamografías?

Sociedad Americana del Cáncer: mamografías y otros procedimientos de diagnóstico por imagen de los senos

  • tumblr icon
  • google plus icon
  • twitter icon
  • rss icon
Mamografía