Responsabilidades en una relación

Las responsabilidades en una relación en pocas palabras

  • En toda relación sexual o sentimental, tenemos responsabilidades ante nuestra pareja y ante nosotros mismos.
  • Entender estas responsabilidades nos puede ayudar a construir relaciones saludables.

En cualquier relación, tenemos responsabilidades ante nuestra pareja y ante nosotros mismos. A veces, estamos tan preocupados por las necesidades de nuestra pareja que nos olvidamos de cuidarnos a nosotros mismos. O tal vez nos preocupamos demasiado por nuestras propias necesidades y nos olvidamos de las necesidades de nuestra pareja.

Conocer nuestras responsabilidades puede ayudarnos a generar relaciones respetuosas, justas y saludables. Muchas de las responsabilidades básicas relacionadas con mantener relaciones sexuales o sentimentales saludables pueden aplicarse a todas las relaciones de nuestras vidas.

¿Cuáles son nuestras responsabilidades?

En las relaciones sentimentales estables, ya sea que el sexo forme parte de ellas o no, tenemos muchas responsabilidades ante nosotros mismos y ante nuestra pareja. Debemos:

  • Escuchar y ser escuchados. Escuchar los pensamientos, sentimientos e ideas de nuestra pareja. También deberíamos esperar que nuestra pareja se preocupe por lo que nosotros tenemos para decir.
  • Ser honestos y esperar honestidad de parte del otro. Ser sinceros con el otro sobre lo que hacemos, pensamos y sentimos.
  • Compartir nuestros sentimientos y esperar que nuestra pareja comparta los suyos. Poder decir lo que pensamos y saber que reaccionaremos respetuosamente al respecto.
  • Discrepar y aceptar discrepancias. Las parejas generalmente tienen diferentes deseos, opiniones e ideas. Tienen derecho a pensar de manera diferente. La pareja debe respetar los puntos de vista diferentes del otro.
  • Ser justos y esperar ser tratados de la misma manera. Ser considerado con el otro y tratarse de igual a igual en la relación.
  • Considerar las necesidades de nuestra pareja y viceversa. Las decisiones que afectan a la pareja en su totalidad deben tomarse de manera conjunta teniendo en cuenta el bienestar de las dos personas. Las parejas deben ser capaces de llegar a un acuerdo.
  • Dar y recibir apoyo. Las parejas deben apoyar las necesidades emocionales del otro.
  • Ayudar a nuestra pareja a sentirse bien consigo misma y esperar que haga lo mismo a cambio. Las parejas deben reconocer los esfuerzos y los logros del otro.
  • Perdonar y ser perdonados. Nadie es perfecto; cometer errores es algo normal. Si pedimos perdón y somos perdonamos, podemos seguir adelante. No deberíamos recordarnos constantemente los errores del pasado.
  • Permitir a nuestra pareja que utilice su dinero como guste y esperar lo mismo a cambio. Todos tenemos el derecho a tomar nuestras propias decisiones en lo que concierne a cómo gastamos nuestro propio dinero. También tenemos la responsabilidad de vivir de acuerdo con los compromisos financieros que hemos asumido.
  • Respetar las necesidades de nuestra pareja de tener otras relaciones y esperar lo mismo a cambio. Todos tenemos derecho a tener amistades fuera de nuestras relaciones principales. Pasar tiempo con la familia y los amigos es algo normal y saludable.
  • Respetar la privacidad y la necesidad de pasar tiempo separados de nuestra pareja y esperar lo mismo a cambio. Todos necesitamos privacidad y pasar tiempo separados de la otra persona, ya sea solos o con otras personas. No es justo enojarse o tratar mal al otro por querer pasar tiempo separados.
  • Respetar la necesidad de nuestra pareja de sentirse segura y protegida y esperar lo mismo a cambio. Siempre necesitamos sentirnos seguros y protegidos. El abuso físico o emocional, las amenazas o la violencia arruinan la relación y ponen fin a nuestra responsabilidad por intentar preservarlas.
  • Respetar a nuestra pareja en las relaciones sexuales y esperar lo mismo a cambio. Durante las relaciones sexuales, debemos tener en cuenta el placer del otro. Siempre debemos tener el consentimiento del otro y nunca debemos presionar a la otra persona para obtenerlo. Debemos compartir la responsabilidad de cuidarnos y cuidar a nuestra pareja de un embarazo no planificado y de las infecciones de transmisión sexual. Además, siempre debemos tener en claro qué es lo que queremos hacer y respetar lo que nuestra pareja desea en cuanto a las relaciones sexuales.

Las parejas suelen tener conflictos. Tus necesidades y deseos tal vez sean diferentes de las necesidades y deseos de tu pareja. En estos casos, la solución es llegar a un acuerdo. Cada uno deberá decidir que es más importante en ese momento: satisfacer sus deseos, satisfacer los deseos de su pareja o trabajar con su pareja para alcanzar un equilibrio.

Cuando intentes llegar a un acuerdo, ten en cuenta la situación en su totalidad; recuerda que para que una relación sea saludable, debe existir un equilibrio en la satisfacción de necesidades y la frecuencia con que éstas se satisfacen. Por lo tanto, si cedes a las necesidades de tu pareja una vez, ésta pronto cederá a las tuyas.

Cuando construimos y mantenemos relaciones saludables, debemos prestar constante atención para lograr el equilibrio de todas nuestras responsabilidades. La buena comunicación y la capacidad de llegar a acuerdos son puntos clave para lograr dicho equilibrio.

Find A Health Center

or

Search