¿Es esta relación buena para ti?

Las relaciones en pocas palabras

  • Todas las personas merecen sentirse felices y seguras en sus relaciones.
  • Una relación saludable tiene seis características básicas: respeto, honestidad y confianza, justicia e igualdad y buena comunicación.
  • Si una relación tiene características enfermizas, puedes intentar mejorarla u optar por terminarla.
  • Todos podemos aprender cómo hacer para que nuestras relaciones sean más saludables.

Todas las personas desean vivir relaciones saludables. Sin embargo, a veces es difícil saber si una relación es saludable o enfermiza. Las relaciones saludables nos ayudan a sentirnos mejor con nosotros mismos y con el lugar que ocupamos en el mundo. Nos hacen sentir felices y seguros. Las relaciones enfermizas nos hacen sentir desdichados, inseguros e inestables.

Podemos esforzarnos para que todas nuestras relaciones (con familiares, amigos, compañeros sentimentales y otras personas) sean lo más saludables posible. Además, podemos aprender a detectar cuándo una relación no es saludable y cómo mejorarla o terminarla. Este artículo se centra en las relaciones sexuales y sentimentales, pero muchas de estas ideas se pueden aplicar a otros tipos de relaciones.

Expand All +

  • +-

    ¿Qué características tiene una relación saludable?

    Ninguna relación es siempre perfecta. En una relación saludable, ambas personas deben sentirse bien la mayor parte del tiempo. Algunas veces, es posible que sea necesario trabajar para mejorar algunos aspectos.

    Una relación saludable tiene seis características básicas:

    • Respeto
    • Honestidad y confianza
    • Justicia e igualdad
    • Buena comunicación

    En una relación enfermiza, es posible que falten algunas de estas características, o todas. En consecuencia, la relación puede ser injusta o hacernos sentir desdichados o inseguros.

  • +-

    ¿Cómo puedo saber si tengo una relación saludable?

    Determinar si una relación es saludable puede ser difícil. Muchas personas no saben con seguridad cómo hacerlo.

    En una relación saludable, las personas tienen en cuenta las necesidades de la otra persona y logran acuerdos para que ambos se sientan felices. Una de las mejores maneras de determinar si una relación es saludable es pensar en cómo te hace sentir tu pareja la mayor parte del tiempo.

    • ¿Tu pareja te hace sentir seguro y cuidado? Si la respuesta es afirmativa, tu relación probablemente sea saludable.
    • ¿Tu pareja te hace sentir triste, asustado o humillado la mayor parte del tiempo? Si la respuesta es afirmativa, tu relación probablemente sea enfermiza.

    Pero ninguna relación es perfecta. Incluso las relaciones saludables pueden tener momentos difíciles. Las parejas pueden trabajar juntas para construir una relación más saludable. No obstante, si los comportamientos enfermizos son una parte constante de la relación, es probable que la relación sea enfermiza. Si tienes una relación de este tipo, tal vez sea mejor pensar en terminarla.

    RESPETO

    Una relación saludable se debe basar en el respeto mutuo. Las personas que se respetan sienten orgullo por el otro. Se aceptan y gustan como son en realidad. Además, escuchan y valoran las ideas y opiniones de cada uno.

    Pregúntate si existe el respeto entre tú y tu pareja.

    • Normalmente, ¿escuchan las ideas y opiniones de cada uno?
    • ¿Se tratan como amigos?
    • ¿Sienten orgullo por el otro?

    Si respondiste afirmativamente a estas preguntas, es probable que tu relación se base en el respeto, lo que es un buen signo para ti y la salud de tu relación.

    Sin respeto, las relaciones pueden ser dolorosas. Muchos pensamos que sólo con una bofetada o un golpe se puede lastimar a otro. Sin embargo, los insultos y las palabras hirientes también causan dolor y pueden destruir nuestra autoestima, cómo nos sentimos con nosotros mismos.

    Tu pareja…

    • ¿Te hace sentir que eres una persona desagradable, estúpida o insegura de sí misma?
    • ¿Te dice que nunca hubiera logrado nada sin tu ayuda?
    • ¿Te dice que estás loco o que eres un estúpido?
    • ¿Te ignora o se burla de tus sentimientos o ideas?
    • ¿Desprecia tu raza, familia, cultura, religión, ingresos o vecindario?

    Si respondiste afirmativamente a algunas de estas preguntas, es posible que sientas que tu pareja no te respeta.

    HONESTIDAD Y CONFIANZA

    La honestidad y la confianza son elementos importantes en toda relación saludable. Las personas construyen la confianza siendo honestas con el otro. Cuando confiamos en alguien, sentimos que podemos contar con esa persona. Además, nos sentimos seguros de compartir nuestros pensamientos y sentimientos con el otro, lo que nos ayuda a acercarnos. En una relación saludable, las personas pueden decirse la verdad aunque sea difícil.

    La falta de confianza en una relación puede causar problemas. Puede generar celos e inquietudes. Los celos son un sentimiento normal, todas las personas sienten celos alguna vez. No obstante, todos podemos elegir cómo actuamos con respecto a nuestros sentimientos. Algunas personas pueden volverse muy dominantes cuando no pueden controlar los celos. Ese tipo de comportamiento puede debilitar la confianza que sentimos por el otro. Cuando confiamos en nuestra pareja, estamos seguros de la relación y es menos probable que sintamos celos y que reaccionemos exageradamente a causa de ellos.

    Pregúntate si tú y tu pareja son honestos y si confían en el otro.

    • ¿Ambos dicen la verdad sin temor?
    • ¿Pueden admitir que están equivocados?
    • ¿Comprenden la necesidad del otro de relacionarse con sus amigos y su familia?
    • ¿Se sienten seguros del amor de su pareja?
    • ¿Confían en las decisiones del otro?

    Si respondiste afirmativamente a estas preguntas, es probable que tu relación se base en la honestidad y la confianza, lo que es un buen signo para ti y la salud de tu relación.

    Sin honestidad y confianza, una relación puede generar desdicha. Las parejas pueden dudar del amor y el compromiso de la otra persona. En una relación saludable, las personas construyen la confianza mediante la comunicación, la capacidad de escuchar, la honestidad, el respeto por los sentimientos del otro y la posibilidad de divertirse juntos.

    Tu pareja…

    • ¿Te miente para evitar asumir responsabilidades?
    • ¿Tiene secretos?
    • ¿Hace comentarios como "no necesitas tener otros amigos si me amas de verdad" o "seguramente tienes una aventura amorosa"?

    Si respondiste afirmativamente a algunas de estas preguntas, es probable que te preguntes si tú y tu pareja confían en el otro.

    JUSTICIA E IGUALDAD

    En una relación saludable, las personas se tratan de manera justa e igualitaria. Ninguno controla la relación. Ambos deben sentir que sus necesidades son importantes. Los dos necesitan dar y recibir en la relación. Las decisiones deben ser compartidas y ambos deben estar dispuestos a ceder.

    Los desacuerdos existen en todas las relaciones, y es normal que en una pareja haya opiniones y necesidades diferentes. Cuando el trato es justo, se reconocen las opiniones del otro y se intenta satisfacer las necesidades de ambos. En las relaciones saludables, cuando se presentan desacuerdos, las personas "pelean de manera justa". Esto significa que escuchan el punto de vista de la otra persona y lo respetan.

    Pregúntate si tú y tu pareja se tratan de manera justa e igualitaria.

    • ¿Pueden ambos decir lo que realmente desean?
    • Normalmente, ¿los dos pueden esperar que se satisfagan sus necesidades?
    • ¿Dan y reciben equitativamente?
    • Por lo general, ¿toman juntos las decisiones importantes?
    • ¿Ceden ambos?

    Si respondiste afirmativamente a estas preguntas, es probable que tu relación se base en la justicia y la igualdad, lo que es un buen signo para ti y la salud de tu relación.

    Sin justicia ni igualdad, sobreviene el enojo, y esto daña las relaciones. Ninguna persona tiene siempre la razón, ni siempre está equivocada. Ningún integrante de la pareja debe tener siempre el control de la situación. En las relaciones saludables, ninguno de los dos "está a cargo" de la relación. Ambos deben admitir sus errores y pueden esperar un trato justo, el perdón y la posibilidad de decidir por sí mismos.

    Tu pareja…

    • ¿Siempre te culpa cuando algo sale mal?
    • ¿Intenta hacerte sentir culpable de los errores?
    • ¿Controla tus horarios?
    • ¿Te hace pedir permiso para hacer lo que deseas?
    • ¿Ignora tus deseos o necesidades?
    • ¿Te obliga a hacer algo que no quieres?
    • ¿Te controla todo el tiempo en la escuela, el trabajo o la casa?
    • ¿Toma la mayoría de las decisiones en la relación?
    • ¿Quiere controlar el dinero?

    Si respondiste afirmativamente a algunas de estas preguntas, es probable que te preguntes si el equilibrio de poder es justo y equitativo en la relación.

    BUENA COMUNICACIÓN

    La buena comunicación es importante en toda relación saludable. En una relación, este fenómeno se produce de varias maneras: en persona, por teléfono, a través de mensajes de texto o de correo electrónico y por medio del lenguaje corporal, entre otras.

    Cuando las personas se comunican en una relación saludable, se sienten cómodos y seguros de compartir sus pensamientos y sentimientos, y están atentos a los del otro. Si están preocupados o tristes, saben que la otra persona los escuchará y les brindará apoyo.

    Pregúntate si tu relación se basa en una buena comunicación.

    • Normalmente, ¿se sienten cómodos al compartir sus pensamientos y sentimientos?
    • Por lo general, ¿se escuchan sin interrumpirse ni juzgarse?
    • ¿Resuelven los problemas y solucionan los desacuerdos juntos?

    Si respondiste afirmativamente a estas preguntas, es probable que tu relación se base en una buena comunicación, lo que es un buen signo para ti y la salud de tu relación.

    Sin una buena comunicación, surgen los malentendidos. En las relaciones saludables, las parejas están abiertas al otro y se escuchan mutuamente.

    Tu pareja…

    • ¿Se niega a hablar sobre la relación?
    • ¿Te impide que digas lo que piensas?
    • ¿Te grita?
    • ¿Se niega a hablar sobre lo que siente y le preocupa?
    • ¿Se niega a dedicarte tiempo?
    • ¿Te ignora?

    Si respondió afirmativamente a estas preguntas, es probable que te preguntes si tú y tu pareja se comunican de la manera adecuada.

    Es de a dos

    A menudo, cuando las personas se preguntan sobre sus relaciones, comienzan por analizar el comportamiento de su pareja. Sin embargo, también es importante observar el comportamiento propio.

    Tú…

    • ¿Respetas a tu pareja?
    • ¿Confías en tu pareja?
    • ¿Tratas a tu pareja de igual a igual?
    • ¿Tratas a tu pareja de manera justa?
    • ¿Te comunicas con honestidad?
    • ¿Escuchas a tu pareja?

    Recuerda que se necesitan dos personas para que una relación funcione. Pensar en el comportamiento propio y cambiarlo es tan importante como hablar con tu pareja sobre los cambios que deseas implementar en la relación.

  • +-

    ¿Cómo puedo construir una relación saludable?

    Hay muchos pasos que se pueden seguir para construir una relación saludable. Recuerda que, en toda relación, ambos integrantes deben estar dispuestos a esforzarse. Una sola persona no puede construir una relación saludable. Cada uno necesita el apoyo y el compromiso de la otra persona en la relación.

    Éstas son algunas sugerencias:

    • Quiérete. Es importante que te sienta cómodo contigo mismo. Conoce sus virtudes y siéntete orgulloso. Si estás feliz contigo mismo, podrás ser más feliz con tu pareja.
    • Comparte tus sentimientos. Si estás disgustado o preocupado, habla sobre cómo te sientes. Superar las situaciones difíciles construye la confianza y ayuda a fortalecer aún más las relaciones.
    • No asumas que sabes lo que los demás piensan o sienten. Si quieres saber lo que tu pareja piensa, pregúntale. Asegúrate de estar preparado para escuchar la respuesta.
    • Dedícate tiempo sólo para ti. A veces, las personas creen que una relación saludable implica estar juntos todo el tiempo. En realidad, es más saludable que las personas compartan su tiempo con diferentes personas y no con una sola. De esa manera, pueden desarrollar sus propios intereses y talentos y crecer como personas.
    • Habla abierta y honestamente con respecto al sexo. Es la única manera en la que tu pareja sabrá realmente con qué te sientes cómodo y qué te provoca placer.
    • Cuida tu salud sexual. En una relación saludable, ambos integrantes desean proteger tu salud sexual. Es importante realizarse controles periódicos para detectar enfermedades de transmisión sexual  y practicar sexo más seguro. Programa una cita en el Centro de salud de Planned Parenthood de tu localidad para obtener anticonceptivos, realizarte pruebas y tratamientos para infecciones de transmisión sexual y acceder a información sobre salud sexual.

Find A Health Center

or

Search