Procedimientos para prevenir el cáncer cervical

La colposcopía, la crioterapia y el procedimiento de extirpación electroquirúrgica con asa (LEEP, por sus siglas en inglés) son procedimientos que pueden ayudar a prevenir el cáncer cervical. Esta enfermedad es una grave preocupación para las mujeres. Una de cada cuatro mujeres contraerá algún tipo de virus del papiloma humano, que a veces puede ocasionar un cáncer cervical.

Pero cuentan con herramientas eficaces para prevenirlo. El primer paso, usualmente, es realizar una prueba de Papanicolau o del virus del papiloma humano. Una de estas pruebas puede determinar si tienes un virus del papiloma humano que pueda causar cáncer cervical.

Si la prueba de Papanicolau arroja resultados anormales, el proveedor de atención de la salud puede realizar una colposcopía. Se puede usar la colposcopía para hallar células cervicales anormales. Algunas células cervicales anormales pueden curarse sin tratamiento. Pero, a veces, otras pueden causar cáncer. Los tratamientos existentes para las células anormales son muy eficaces en la prevención del cáncer cervical. Dos tipos de tratamiento comunes son la crioterapia y el procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa.

Si tienes preguntas o inquietudes sobre una prueba de Papanicolau o del virus del papiloma humano con resultados anormales, estamos aquí para ayudarte. Un miembro del personal del centro de salud de Planned Parenthood de tu localidad puede explicarte sobre la colposcopía, la crioterapia y el procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa, y ayudarte a encontrar los servicios que necesitas.

Find A Health Center

or

Search