Enfermedad pélvica inflamatoria

La enfermedad pélvica inflamatoria en pocas palabras

  • EPI significa enfermedad pélvica inflamatoria.
  • Una complicación común y grave de algunas enfermedades de transmisión sexual.
  • A menudo no presenta síntomas.
  • El uso de condones reduce el riesgo de contraerla.

Las enfermedades de transmisión sexual son muy frecuentes. Y, algunas veces, estas enfermedades tienen complicaciones graves, como la enfermedad pélvica inflamatoria. Aprender más sobre esta enfermedad es un primer paso importante para saber cómo protegerte.

A continuación, se incluyen algunas de las preguntas más comunes que nos hacen las mujeres sobre la enfermedad pélvica inflamatoria. Esperamos que las encuentres útiles, ya sea que te parezca que puedes tener una enfermedad pélvica inflamatoria, te la hayan diagnosticado o simplemente sientas curiosidad.

Expand All +

  • +-

    ¿Qué es la enfermedad pélvica inflamatoria?

    Posiblemente hayas oído hablar de la enfermedad pélvica inflamatoria o EPI, pero la mayoría de las personas no saben con certeza qué es. La enfermedad pélvica inflamatoria es una infección grave que daña los órganos reproductivos femeninos. Se origina cuando una infección se propaga desde la vagina y el cuello del útero hacia las trompas de Falopio, el útero y los ovarios. Por lo general, su causa reside en una infección por clamidia o una gonorrea no tratada. Pero también la pueden causar otras infecciones.

    La enfermedad pélvica inflamatoria es común. Más de un millón de mujeres estadounidenses la padecen cada año.

  • +-

    ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad pélvica inflamatoria?

    Muchas mujeres no saben que tienen enfermedad pélvica inflamatoria . Algunos casos de enfermedad pélvica inflamatoria no presentan ningún síntoma.

    Luego, cuando la enfermedad pélvica inflamatoria empeora, por lo general presenta estos síntomas:

    • Periodos anormalmente largos y dolorosos y un flujo vaginal inusual
    • Sangrado y dolor entre periodos menstruales o al orinar
    • Dolor en la parte baja del abdomen y en la región lumbar
    • Fiebre, escalofríos
    • Náuseas, vómitos
    • Dolor durante las relaciones sexuales vaginales

    Si la enfermedad pélvica inflamatoria no se trata, puede ocasionar problemas graves, tales como infertilidad, embarazos ectópicos y dolor crónico. Mientras más tiempo sufra de enfermedad pélvica inflamatoria una mujer, mayores son sus probabilidades de quedar estéril.

    A menudo, la enfermedad pélvica inflamatoria es difícil de identificar, ya que los síntomas se asemejan a los de otras dolencias como la apendicitis, las infecciones en el tracto urinario, los quistes ováricos y la endometriosis.

  • +-

    ¿Cómo puedo saber si tengo una enfermedad pélvica inflamatoria?

    Un proveedor de atención de la salud puede diagnosticarte enfermedad pélvica inflamatoria durante un examen pélvico. También se harán pruebas para saber si tienes clamidia, gonorrea u otras infecciones, porque éstas a menudo causan la enfermedad pélvica inflamatoria.

    Tu proveedor de atención de la salud también puede pedirte:

    • Análisis de sangre
    • Análisis de secreciones vaginales y del cuello uterino
    • Una laparoscopia: examen en el que se inserta un instrumento a través de una pequeña incisión en el ombligo para observar los órganos reproductivos

    Se pueden confundir los síntomas de la enfermedad pélvica inflamatoria con los de otras infecciones. Sé franca con tu proveedor de atención de la salud con respecto a tus antecedentes sexuales para ayudarlo a diagnosticar con mayor facilidad una enfermedad pélvica inflamatoria en su etapa más temprana y tratable.

  • +-

    ¿Existe tratamiento para la enfermedad pélvica inflamatoria?

    Sí, existe un tratamiento para la enfermedad pélvica inflamatoria. Un proveedor de atención de la salud puede recetarte antibióticos para que tomes y pedirte que hagas reposo en cama y te abstengas de tener relaciones sexuales por un tiempo.

    En casos más avanzados de esta enfermedad, es posible que debas someterte a una cirugía para reparar o extraer los órganos reproductivos.

    Si te están tratando por enfermedad pélvica inflamatoria… …


    Toma todos los medicamentos recetados. Incluso si los síntomas desaparecen, la infección puede permanecer en tu cuerpo hasta que el tratamiento se complete.


    Cuídate mucho.

    • Haz reposo en cama. Se necesitan varios días de reposo absoluto para combatir una infección grave.
    • Toma mucho líquido y aliméntate de manera saludable.
    • No te des duchas vaginales ni uses tampones.
    • Para mitigar el dolor puedes tomar aspirina, ibuprofeno (como Advil) o paracetamol (como Tylenol). También puedes colocarte una almohadilla térmica en el abdomen.

     

    Dile a tu pareja que tienes una infección. Cualquier pareja reciente deberá realizarse un control y tomar medicamentos, incluso si se siente bien. Si tu pareja no se trata las posibles infecciones, como la clamidia o la gonorrea, puedes volver a contraer una enfermedad pélvica inflamatoria.


    No tengas relaciones sexuales hasta que tú y tu pareja hayan terminado los medicamentos, se hayan hecho un examen y sepan que el tratamiento se completó.


    Asiste a tus consultas médicas para asegurarte de que estás mejorando.

    Es muy importante tratar la enfermedad pélvica inflamatoria y prevenir su reaparición. Su tratamiento reduce los riesgos de complicaciones, incluida la infertilidad.

    Complicaciones de la enfermedad pélvica inflamatoria


    Si la enfermedad pélvica inflamatoria no se trata, puede ocasionar complicaciones graves que pueden poner en riesgo la vida. La infección puede ingresar al torrente sanguíneo o propagarse a otras partes del cuerpo. La enfermedad pélvica inflamatoria puede ocasionar la ruptura de las trompas de Falopio.


    También aumenta el riesgo de embarazos ectópicos, una afección con riesgo de muerte en la que un óvulo fertilizado se implanta fuera del útero, generalmente en una trompa de Falopio.


    Los síntomas del embarazo ectópico incluyen:

    • Sangrado vaginal irregular
    • Dolor en el abdomen o en la punta del hombro
    • Debilidad o desmayos repentinos

     

    Si piensas que podrías tener un embarazo ectópico y no puedes comunicarte con tu proveedor de atención de la salud, dirígete inmediatamente a la sala de emergencia de un hospital.

  • +-

    ¿Dónde puedo obtener una prueba o un tratamiento para la enfermedad pélvica inflamatoria?

    El personal del centro de salud de Planned Parenthood de tu localidad, al igual que muchas otras clínicas, departamentos de salud y proveedores privados de atención de la salud, pueden diagnosticar la enfermedad pélvica inflamatoria y ayudarte a obtener el tratamiento que puedas necesitar.

  • +-

    ¿Cómo se propaga la enfermedad pélvica inflamatoria?

    La enfermedad pélvica inflamatoria no siempre se origina por una infección de transmisión sexual, pero sí la mayoría de las veces. Las infecciones de transmisión sexual que más comúnmente causan la enfermedad pélvica inflamatoria son la clamidia y la gonorrea. Estas infecciones se propagan por relaciones sexuales vaginales y anales, y rara vez por sexo oral.

  • +-

    ¿Cómo puedo evitar contraer o propagar la enfermedad pélvica inflamatoria?

    • Practica sexo seguro. Debido a que la enfermedad pélvica inflamatoria se transmite sexualmente, el uso de un condón de látex o de un condón femenino puede reducir el riesgo de contraerla.
    • No te hagas duchas vaginales. Aunque las duchas vaginales no causan esta enfermedad, pueden transportar las infecciones desde la vagina al útero y las trompas de Falopio, aumentando así el riesgo de contraerla.
    • Si piensas que puedes haber estado expuesta a la clamidia o a la gonorrea, hazte un análisis. La mayoría de las mujeres que tienen estas infecciones de transmisión sexual no presentan síntomas y pueden desarrollar una enfermedad pélvica inflamatoria sin saberlo.

    Anticoncepción y enfermedad pélvica inflamatoria

    Las píldoras anticonceptivas, los parches y los anillos ofrecen protección contra la enfermedad pélvica inflamatoria. Espesan el moco cervical y evitan que otras infecciones lleguen al útero, a las trompas de Falopio y a los ovarios. Pero recuerda que no protegen contra las infecciones de transmisión sexual del cuello del útero y de la vagina.


 

Find A Health Center

or

Search