Make Your Gift
Make Your Gift

Planned Parenthood

La crianza de un hijo

La crianza de un hijo

Cada año, millones de mujeres deben afrontar embarazos no planificados. Si tú tienes que decidir qué debes hacer ante un embarazo no planificado, existen muchos aspectos para considerar. Tienes tres opciones: aborto, adopción y crianza de un hijo.

Si estás pensando en criar a un hijo, si debes ayudar a una mujer a decidir si criar a un hijo es la opción más conveniente para ella o si simplemente sientes curiosidad acerca de este tema, es posible que tengas muchas preguntas. A continuación, encontrarás algunas de las preguntas más frecuentes que suelen hacer las mujeres que consideran la posibilidad de criar a un hijo. Esperamos que las respuestas te sean útiles.

Ver Todo

¿Cómo puedo saber si criar a un hijo es la opción correcta para mí?

En la vida, todos tenemos que tomar muchas decisiones importantes. La forma de actuar ante a un embarazo no planificado es una decisión muy importante que frecuentemente deben tomar las mujeres. De hecho, en los Estados Unidos, aproximadamente el 50% de las mujeres tienen un embarazo no planificado a lo largo de sus vidas. Aproximadamente 6 de cada 10 mujeres con embarazos no planificados deciden seguir adelante con dichos embarazos.

Cada situación es diferente, y tú eres la única que puede decidir qué es lo más indicado en tu caso. Si estás tratando de decidir si criar a un hijo es la opción apropiada en tu caso, tal vez te resulte útil enumerar las ventajas y las desventajas de tener un hijo. Piensa en qué ventajas o desventajas son más importantes para ti. Ten en cuenta tus sentimientos y tus valores acerca de la educación de un hijo, y qué deseas para tu vida y para tu familia o futura familia.

Algunas de las preguntas que debes hacerte si estás pensando en criar a un hijo

  • ¿Estoy preparada para que mi hijo pueda sentirse deseado y amado?
  • ¿Estoy preparada para manejar un presupuesto más ajustado, disponer de menos tiempo para mi persona y soportar más estrés?
  • ¿Cuento con el apoyo de mi familia y mis amigos?
  • ¿Estoy preparada para aceptar la responsabilidad de todas las necesidades de mi hijo?
  • ¿Preferiría tener un hijo en otro momento?
  • ¿Hay alguien que me presiona para que continúe con el embarazo o para que lo interrumpa?
  • ¿Qué pienso sobre otras mujeres que tienen hijos de embarazos no planificados?
  • ¿Puedo permitirme tener un hijo ahora?
  • ¿Qué significaría para mi futuro y el de mi familia si tuviese un hijo en este momento?
  • ¿Cuánto me importa lo que opinan los demás acerca de mi decisión?
  • ¿Puedo manejar la experiencia del embarazo y de criar a un hijo?

Si ya tienes hijos, pregúntate cómo afectaría a tus otros hijos la llegada de un nuevo bebé a la familia.

Piensa en el sentido que tus respuestas tienen para ti. También puedes hablar sobre todo esto con tu pareja, un familiar, un amigo, un consejero religioso de confianza o un asesor.

¿Cuáles son algunas de las ventajas y desventajas de criar a un hijo?

A pesar de que criar a un hijo es un trabajo difícil, trae muchas satisfacciones. Ser madre o ser padre puede ser emocionante y muy satisfactorio. Puede ayudarte a crecer, a conocerte mejor y a mejorar tu vida. Los padres pueden sentirse orgullosos de los logros de sus hijos y del amor y el lazo que comparten. Muchas personas dicen que criar a un hijo trae mucha felicidad y que les permite conocerse mejor.

Pero los padres suelen renunciar a muchas cosas por sus hijos. Satisfacer las necesidades de un hijo puede ser un gran desafío. Los padres duermen menos y tienen menos tiempo para las actividades que necesitan y desean hacer. Tener un bebé es costoso, y muchas personas tienen dificultades para mantener a sus hijos. Asimismo, tener un hijo puede postergar los planes de estudios o profesionales de los padres.

Muchas personas se dan cuenta de que tener un hijo puede poner a prueba incluso las relaciones más sólidas. Es posible que a los padres solteros les resulte más difícil encontrar una pareja y mantener dicha relación.

Si ya tienes hijos, conoces de antemano las alegrías y las dificultades de criar a un hijo. Un hijo te cambiará la vida, se trate de tu primer hijo o no. Si no tienes hijos, conversar con otros padres sobre cómo es la vida cotidiana con los hijos puede ayudarte a hacerte una idea sobre qué podrías esperar.

¿Quién puede ayudarme a decidir?

La mayoría de las mujeres recurren a sus esposos, parejas, familias, proveedores de atención de la salud, confesores o a cualquier otra persona en la que confían cuando deben tomar una decisión sobre un embarazo no planificado. Si bien la decisión de qué hacer con el embarazo es personal, la mayoría de las mujeres sienten que necesitan hablar con algunas personas cercanas a ellas para que las ayuden a tomar esta decisión.

Si necesitas ayuda para decidirte, los centros de salud para la mujer, tal como tu centro de salud de Planned Parenthood, cuentan con educadores especialmente capacitados que podrán hablar contigo sobre el tema. Podrás tener una charla con ellos en privado o, si lo prefieres, podrás ir acompañada de quien desees. Cuando busques a alguien con quien hablar sobre las opciones disponibles, ten cuidado con los centros llamados "centros para la mujer embarazada en crisis". Estos centros están dirigidos por personas que están en contra del aborto, que no te brindarán información acerca de todas tus opciones.

¿Cuánto tiempo tengo para decidirme?

Ya sea que te decidas por criar a un hijo o darlo en adopción, si existe la posibilidad de que continúes con el embarazo, debería comenzar a recibir atención prenatal tan pronto como sea posible. Deberías hacerte un examen médico a principios del embarazo, y regularmente durante todo el embarazo, para comprobar que estás sana y que el embarazo es normal.

Si bien la mayoría de las mujeres tienen embarazos seguros y saludables, el embarazo puede tener algunos riesgos para la mujer. Dichos riesgos pueden ser molestias (tales como náuseas, cansancio y dolores) o riesgos más graves (tales como coágulos de sangre, presión sanguínea alta y diabetes). En ciertos casos muy poco frecuentes, las complicaciones pueden incluso causar la muerte. Por estos motivos, es tan importante recibir una atención médica prenatal temprana y regular.

Es fundamental que te tomes el tiempo necesario y que pienses cuidadosamente tu decisión. Pero es mejor no esperar demasiado tiempo. Si estás pensando en un aborto, debes saber que si bien es una práctica segura, los riesgos aumentan a medida que avanza el embarazo.

¿Puedo satisfacer las necesidades de un hijo?

Los hijos tienen muchas necesidades. Tu hijo dependerá de ti: para su alimentación, vivienda, seguridad, afecto y orientación.

Criar a un hijo requiere mucho amor, energía y paciencia. A menudo, es una tarea complicada y frustrante. Las necesidades de tu hijo cambiarán constantemente y así deberás cambiar también tu capacidad para satisfacerlas. Por momentos, quizá sientas que no eres una buena madre. Para sentirte bien acerca de la paternidad, ésta debe ser lo que deseas hacer, y por mucho tiempo.

Si estás pensando en criar a un hijo, quizá te preguntes si estás preparada. ¿Tienes lo que se necesita para hacerte cargo de un hijo?

  • Tiempo: es posible que sea necesario posponer sus planes educativos o profesionales para criar a sus hijos.
  • Energía y atención: los hijos necesitan padres cariñosos, pacientes y flexibles.
  • Planificación: tener hijos equivale a hacer una planificación día a día y también a largo plazo para las próximas etapas de la vida del niño.
  • Objetos materiales y dinero: los niños necesitan ropa, pañales, alimentos, cuidado de la salud y, a menudo, un servicio de guardería infantil.

¿Qué tipo de apoyo necesitaré si tengo un hijo?

Criar a un hijo es una tarea difícil, ya sea que debas criar a tu hijo sola o con tu pareja, o si es tu primer hijo o ya tienes otros. Un hijo exige un cuidado constante, y contar con una pareja u otro miembro de la familia para compartir esta tarea puede facilitar mucho las cosas.

Las madres primerizas, tanto si son madres solteras o están en pareja, necesitan apoyo en muchas situaciones. Las preocupaciones acerca del dinero y el tiempo son comunes para todos los padres y, con frecuencia, todas las familias necesitan ayuda. A veces, esta ayuda puede ser el traspaso de ropa usada, contar con alguien para hacer las compras, cuidar a los niños o, simplemente, alguien con quien conversar.

La crianza de un hijo sin una pareja

Muchas personas se enfrentan con la situación de tener que criar a sus hijos por sí mismas o eligen hacerlo. Ser madre sola puede ser un verdadero reto, pero no es para nada imposible.

Si estás pensando en la opción de criar a tu hijo sola, conversa con tus familiares y amigos acerca del apoyo que esperas recibir de ellos. Averigüa cuánto tiempo, energía y dinero están dispuestos a brindarte a ti y a tu hijo tus personas más cercanas. Si vas a necesitar dinero, se realista sobre la cantidad que podrás recibir de sus amigos y familiares. Algunas personas podrán ayudarte mucho, y otras podrán ayudarte sólo un poquito. Si necesitas asistencia del estado, ten en cuenta que este tipo de ayuda sólo cubrirá una parte de sus necesidades.

Pero criar a un hijo sin una pareja también tiene sus ventajas. Como no tendrás que aceptar ningún compromiso con tu pareja, esto te permitirá criar a tu hijo a tu gusto, transmitirle tus propios valores, principios y creencias.

La crianza de un hijo con una pareja

Estar en pareja puede brindar a los padres mucha de la ayuda necesaria. Muchas parejas encuentran gran satisfacción en compartir la responsabilidad de la crianza de un hijo. Sienten que su amor y compromiso mutuos se profundizan con el amor compartido hacia un hijo.

Sin embargo, criar a un hijo puede causar tensión en las relaciones. Es posible que los padres no estén de acuerdo acerca de qué es lo mejor para su hijo. Si tienes un bebé, la relación con tu pareja cambiará. Para criar a un hijo en conjunto, debe haber una buena comunicación y un compromiso sólido para los momentos difíciles.

Necesidad de ayuda adicional

Las mujeres suelen sentir distintas emociones después del parto. La alegría por la llegada de un nuevo bebé puede ser una mezcla de alegría con sentimientos de tristeza y ansiedad, y con una sensación abrumadora. El nacimiento de un hijo causa cambios hormonales repentinos que provocan este tipo de sentimientos. Es posible que necesites ayuda externa si tienes "melancolía posparto" durante los primeros días o las primeras semanas de vida de tu bebé.

Una depresión a largo plazo es más frecuente en los casos en que la mujer tiene antecedentes de problemas emocionales o en los que no cuenta con el apoyo de personas comprensivas. Las mujeres deben buscar la ayuda de un proveedor de atención de la salud o un consejero si la depresión dura más de dos semanas o no les permite hacer lo que deben hacer a diario.

 

En definitiva, contar con mucho apoyo de otras personas será de gran ayuda para ti si decides criar a un hijo. Pensar en el apoyo que puedes esperar recibir de los demás puede ser fundamental cuando tengas que decidir cómo actuar ante un embarazo no planificado.

  • tumblr icon
  • google plus icon
  • twitter icon
La crianza de un hijo