Make Your Gift
Make Your Gift

Planned Parenthood

Atención prenatal

Planned Parenthood: Pregnancy: Prenatal Care

La atención prenatal en pocas palabras

  • Atención médica especial para la mujer embarazada.
  • Importante para un embarazo saludable.
  • Incluye controles regulares y análisis prenatales.
  • Lo mejor es comenzar con este tipo de atención tan pronto como sepas que estás embarazada.

La clave para tener un bebé saludable es que cuides tu propia salud. Mientras más saludable seas, más fuertes serán tú y tu bebé.

Todos queremos ser saludables, pero a veces es difícil saber qué debemos hacer. Si estás embarazada, o estás pensando en quedar embarazada, es posible que tengas algunas preguntas. A continuación, se incluyen algunas de las preguntas más comunes que las mujeres hacen sobre la atención prenatal.

Consejos Para Mamas

Ver Todo

¿Qué es la atención prenatal?

La atención prenatal es la atención que te brinda un proveedor de atención de la salud, como un médico o una partera, durante el embarazo. Durante las consultas de atención prenatal, tu proveedor de atención de la salud se ocupará de que tú y el feto que se está desarrollando estén fuertes y saludables. En estos controles regulares, tendrás la oportunidad de aprender cómo lidiar con las molestias del embarazo, de realizarte los análisis necesarios, de conocer los signos de advertencia y de hacer todas las preguntas que desees.

Es mejor comenzar antes de quedar embarazada; esto se suele denominar salud antes del embarazo o planificación previa a la concepción. No obstante, si esto no es posible, comienza con la atención prenatal tan pronto como sepas que estás embarazada.

¿En qué consistirá mi primera consulta de atención prenatal?

La primera consulta de atención prenatal es habitualmente la más extensa, ya que la revisión es muy completa. Te preguntarán sobre tu historia clínica. También te preguntarán sobre la historia clínica de tu familia y la de tu pareja. Te harán un examen físico completo: tu proveedor de atención de la salud te medirá la altura, el peso, la presión sanguínea, la respiración y el pulso.

Por lo general, te harán un examen ginecológico que incluirá:

Posiblemente te realicen análisis de sangre o de piel para detectar:

  • Anemia, incluida la anemia drepanocítica
  • Grupo sanguíneo
  • Ciertas enfermedades hereditarias, como la de Gaucher y la de Tay-Sachs
  • Fibrosis quística
  • Hepatitis
  • VIH/SIDA
  • Rubéola
  • Sífilis
  • Talasemia
  • Tuberculosis

Posiblemente también te realicen análisis de orina para detectar diabetes u otras infecciones.

Tu proveedor de atención de la salud puede aprovechar la oportunidad para conocer tus hábitos y tu estilo de vida, y para sugerirte ciertos cambios que pueden contribuir a que el embarazo sea saludable. Una de las cosas más importantes que puede hacer la mujer es tomar ácido fólico (vitamina B) todos los días para prevenir los defectos de nacimiento graves.

Cambios en la alimentación, el ejercicio y el estilo de vida durante el embarazo

Muchas mujeres embarazadas tienen preguntas acerca de la alimentación, el ejercicio y otros cambios en el estilo de vida durante el embarazo. Las consultas de atención prenatal son el momento ideal para hablar sobre estas inquietudes con el proveedor de atención de la salud.

Muchas mujeres deciden hacer cambios en su estilo de vida antes de quedar embarazadas. Tener una alimentación saludable, hacer ejercicio regularmente y, si fumas, bebes o consumes drogas, dejar esos hábitos son medidas importantes que ayudan a tener un embarazo lo más saludable posible.

¿Con qué frecuencia debo tener las consultas de atención prenatal?

Si tienes entre 18 y 35 años y eres saludable, probablemente tu embarazo sea de "bajo riesgo". Si éste es el caso, planifica las consultas prenatales aproximadamente

  • Cada cuatro o seis semanas, a partir del primer mes hasta el séptimo mes de embarazo (las primeras 28 semanas)
  • Cada dos o tres semanas en el octavo mes (desde la semana 28 hasta la 36)
  • Todas las semanas en el noveno mes (desde la semana 36 hasta el parto)

Si tu embarazo es de alto riesgo, tu proveedor de atención de la salud puede pedirte que tengas consultas de atención prenatal más frecuentes.

¿En qué consistirán las consultas de seguimiento de la atención prenatal?

El proveedor de atención de la salud controlará que el embarazo esté evolucionando bien. En las consultas de atención prenatal, tu proveedor puede:

  • Hacerte análisis de orina
  • Medir tu presión sanguínea
  • Controlar tu peso
  • Revisar si tienes hinchazón en la cara, las manos o los pies
  • Revisarte el abdomen para verificar la posición del feto
  • Medir el crecimiento del útero
  • Escuchar los latidos del corazón del feto
  • Ofrecerte análisis prenatales

Cada consulta es también una oportunidad para hablar sobre cualquier pregunta o inquietud que tengas desde tu consulta anterior.

Los medicamentos y el embarazo

Es peligroso tomar ciertos medicamentos durante el embarazo. Consulta con tu proveedor de atención de la salud cuáles medicamentos y tratamientos debes continuar, cuáles debes comenzar y cuáles debes suspender durante el embarazo. Antes de tomar cualquier medicamento, consulta con tu proveedor.

¿Qué son los análisis prenatales?

Tu proveedor de atención de la salud puede ofrecer realizarte ciertos análisis durante el embarazo. Estos análisis se utilizan para garantizar que estés saludable y que el feto esté evolucionando bien. Algunos análisis identifican posibles defectos de nacimiento.

Cada análisis se realiza en un determinado momento. Tu proveedor de atención de la salud te informará qué análisis puedes o debes hacerte, y cuándo deben realizarse.

Algunos análisis prenatales comunes para detectar defectos de nacimiento y otras anomalías incluyen:

  • Ultrasonido
  • Detección de marcador múltiple (análisis triple)
  • Muestra de vellosidad coriónica
  • Amniocentesis

Otro análisis común es el perfil biofísico (BPP, por sus siglas en inglés). Comúnmente, se realiza durante el tercer trimestre. El perfil biofísico combina el ultrasonido con un monitor fetal para observar el latido y el movimiento del feto. El perfil biofísico permite al proveedor de atención de la salud evaluar el bienestar del feto.

¿Qué es el ultrasonido?

El ultrasonido le permite a un proveedor de atención de la salud obtener imágenes del embrión o del feto durante su desarrollo. Una ecografía por ultrasonido genera una imagen del embrión o del feto en una pantalla por medio del rebote de ondas en el útero. Al ultrasonido también se lo conoce como ecografía. Según el momento del embarazo en que te hagas el ultrasonido, puedes:

  • Confirmar la fecha de parto
  • Detectar algunas anomalías
  • Detectar embarazos múltiples
  • Medir la longitud del cuello del útero
  • Mostrar la posición y el tamaño del feto
  • Mostrar la posición de la placenta

El ultrasonido es un procedimiento muy seguro ya que al hacerlo, no se se usan rayos X.

Entre las semanas 11 y 13 del embarazo, algunos proveedores de atención de la salud combinan un análisis de sangre con una clase especial de ultrasonido. Algunos proveedores lo llaman prueba combinada. Se usa para detectar síndrome de Down y otros defectos genéticos de nacimiento.

Cómo se hace un ultrasonido

Hay dos maneras de hacer un ultrasonido a través del abdomen o a través de la vagina. Tu proveedor de atención de la salud o un técnico especializado en ultrasonido puede hacerlo.

Cuando se hace un ultrasonido abdominal, se le coloca el emisor de ultrasonido sobre el abdomen y se usa un poco de gel lubricar el área. Es posible que sientas presión mientras lo hacen, pero no duele.

Durante un ultrasonido vaginal, se le introduce el emisor de ultrasonido en la vagina. Puede sentir que este procedimiento es similar a un examen vaginal. Es posible que sientas presión mientras lo hacen, pero no duele.

¿Qué es el reconocimiento o detección de marcador múltiple (análisis triple)?

El reconocimiento o detección de marcador múltiple (análisis triple) es otra clase de prueba prenatal que también suele llamarse detección triple o cuádruple. Suele hacerse entre las semanas 15 y 20. El proveedor de atención de la salud te sacará sangre para analizar si existe síndrome de Down, espina bífida y otros defectos de nacimiento. El proveedor de atención de la salud te ofrecerá otras pruebas si el reconocimiento o detección de marcador múltiple (análisis triple) indica que corres mayor riesgo de defectos de nacimiento.

¿Qué es la muestra de vellosidad coriónica?

La muestra de vellosidad coriónica es una clase de prueba prenatal en la que se examina el tejido que sujeta el feto a la pared del útero. Suele hacerse entre las semanas 10 y 12 del embarazo.

Puedes considerar hacerte una muestra de vellosidad coriónica si:

  • Tienes más de 35 años
  • Tú o tu pareja tienen antecedentes familiares que indican que existe riesgo de ciertos defectos de nacimiento
  • Tuviste un hijo con un defecto de nacimiento importante

Cómo se toma la muestra de vellosidad coriónica

Se puede obtener de dos maneras: puede insertarse un tubo delgado a través del cuello del útero o puede insertarse una aguja delgada a través del estómago. Para guiar la aguja, en los dos métodos se usa ultrasonido.

Esta práctica, en general, no duele. Sin embargo, puedes sentir calambres o tener hemorragia o pérdidas de sangre después de la extracción de una muestra de vellosidad coriónica. Los síntomas suelen desaparecer en pocos días. Asegúrate de informarle a tu proveedor de atención de la salud si sientes malestar o si tienes hemorragia.

Esta práctica, por lo general, es segura. Después de la extracción de una muestra de vellosidad coriónica, hay una leve posibilidad de que se produzca una infección, una lesión en el feto o un parto prematuro.

¿Qué es la amniocentesis?

La amniocentesis es otra forma de prueba prenatal. En esta prueba, se examina el líquido amniótico, en decir, el líquido que rodea y protege al feto. Con la amniocentesis, se detectan algunos defectos de nacimiento. Suele hacerse entre las semanas 15 y 18 del embarazo.

Puedes evaluar la posibilidad de hacerte una amniocentesis si:

  • Tienes más de 35 años
  • Tu reconocimiento o detección de marcador múltiple (análisis triple) muestra que es necesario hacer más pruebas
  • Tú o tu pareja tienen antecedentes familiares que indican que existe riesgo de ciertos defectos de nacimiento o de otros problemas de salud
  • Tuviste un hijo con un defecto de nacimiento importante

Cómo se hace una amniocentesis

Un proveedor de atención de la salud inserta una aguja larga y delgada en el abdomen para sacar una pequeña cantidad de líquido. El proveedor de atención de la salud usará las imágenes generadas por ultrasonido para guiar la aguja.

La amniocentesis no suele doler; muchas mujeres informan que no sienten ningún dolor, pero otras informan un malestar leve.

Además, la amniocentesis es segura, en general. Sin embargo, como en el caso de la muestra de vellosidad coriónica, existe una leve posibilidad de que se produzca una infección, una lesión en el feto o un parto prematuro.

¿Qué cambios puedo esperar durante el embarazo?

Durante el embarazo ocurren muchos cambios. Tu cuerpo pasará por muchos cambios hormonales. El útero aumentará de tamaño y llegará a tener 18 veces su tamaño normal. Los senos y los pezones se agrandarán y aumentarás de peso.

Quizá haya un aumento o una disminución de tu deseo sexual. Es posible que la textura del cabello y la cantidad de vello varíen. También puedes sentir otro tipo de molestias y cambios nuevos para ti. Puedes hablar sobre estos cambios en sus consultas de atención prenatal.

Las molestias comunes durante el embarazo incluyen:

  • Náusea o vómito
  • Acidez estomacal
  • Estreñimiento
  • Dolores en el abdomen y en la región lumbar
  • Cansancio

 

Sugerencias para evitar la náusea y el vómito

  • Come un bocado antes de levantarse de la cama.
  • Bebe té de jengibre o menta.
  • Haz varias comidas al día en porciones reducidas, en lugar de hacer pocas comidas abundantes.
  • Bebe líquidos entre las comidas, en lugar de hacerlo con las comidas.
  • Evita las especias y los olores fuertes y las comidas grasosas.

 

Sugerencias para evitar la acidez estomacal

  • Haz varias comidas al día en porciones reducidas, en lugar de hacer pocas comidas abundantes.
  • Mastica la comida lentamente.
  • No te recuestes durante al menos una hora después de comer.
  • Usa ropa holgada que no apriete la cintura.
  • Eleva tu cabeza con varias almohadas para dormir.

 

Sugerencias para evitar el estreñimiento

  • Aumenta la cantidad de líquidos y fibras en su alimentación.
  • Come más verduras y frutas crudas o secas.
  • Come pan y cereales integrales.
  • Haz ejercicio.

¿Cómo sabré si algo anda mal?

La mayoría de los embarazos transcurren sin ningún problema; sin embargo, puede haber problemas inesperados. Comunícate de inmediato con tu proveedor de atención de la salud si piensas que puedes haber estado expuesta a una infección de transmisión sexualo si tienes alguno de estos signos de advertencia:

  • Aumento de peso repentino, de más de dos libras (un kilogramo) en un día
  • Marcada hinchazón de la cara, los tobillos, las piernas o los pies
  • Dolores de cabeza fuertes o frecuentes que duran más de dos o tres horas y no disminuyen después de tomar el medicamento recomendado por tu proveedor de atención de la salud
  • Desmayos
  • Visión borrosa, destellos o manchas en la visión
  • Dolor o ardor al orinar
  • Aumento de sed repentino
  • Aumento o disminución drásticos de la orina
  • Flujo vaginal fuera de lo común
  • Hemorragia vaginal o pérdidas de sangre leves

Signos de advertencia muy peligrosos

Trabajo de parto prematuro; el embarazo dura aproximadamente 40 semanas. Si las contracciones hacen que el cuello del útero se abra antes de lo normal (entre la 20.ª y la 37.ª semanas), esto se denomina trabajo de parto prematuro. El trabajo de parto prematuro puede ser muy peligroso.

Los síntomas del trabajo de parto prematuro incluyen:

  • Contracciones uterinas (fuerte tensión del abdomen) cada 10 minutos o menos
  • Espasmos similares a los menstruales, repetidos o constantes, en la parte inferior del abdomen
  • Espasmos abdominales con o sin diarrea
  • Presión pélvica que se siente como si el feto estuviera empujando hacia abajo
  • Aumento o alteración del flujo vaginal
  • Borbotones repentinos de fluidos acuosos vaginales (romper aguas)
  • Sentir como si el feto se "enroscara"

Los síntomas de otros problemas peligrosos incluyen:

  • Sangrado vaginal abundante
  • Dolor fuerte y constante en la parte inferior del abdomen o espasmos en un costado, o en ambos costados
  • Visión reducida o borrosa durante dos o tres horas
  • Mareos o visión doble
  • Vómitos fuertes o continuos
  • Escalofríos o fiebre a partir de 101 °F (38 ºC)
  • Fiebre a partir de 101 °F (38 ºC) con dolor o ardor al orinar
  • Marcada hinchazón o abotagamiento de la cara, las manos, las piernas, los tobillos o los pies, especialmente si tiene dolor de cabeza o cambios en la visión
  • Después de seis meses de embarazo, el feto se mueve mucho menos que antes
  • Después de seis meses de embarazo, usted piensa que el feto no se ha movido durante ocho horas o más

Si tienes alguno de estos síntomas, comunícate con tu proveedor de atención de la salud o ve al hospital inmediatamente.

  • tumblr icon
  • google plus icon
  • twitter icon
Atención prenatal