Planned Parenthood

Programa del país para Nigeria

080205-Nigeria-group-sitting.jpg

La agitación política y la pobreza generalizada dificultan la recopilación de estadísticas confiables sobre la calidad de vida en Nigeria. Mientras otros países de África han mostrado mejoras con respecto a los índices sociales como el nivel de pobreza, los índices de Nigeria continúan siendo desastrosos, lo cual refleja el estado de la salud, la educación y las condiciones de salubridad de la mayoría de los nigerianos.

La transición de un gobierno militar a una democracia, que comenzó en 1999, hasta ahora no logró mejoras concretas en la subsistencia de la población más grande de África. Aproximadamente un 70% de esta enorme población, de la cual casi la mitad tiene menos de 15 años de edad, vive con menos de un dólar estadounidense por día. El crimen organizado y los crímenes violentos causados por conflictos étnicos, tráfico de drogas y desacuerdos en la industria petrolera hacen que la vida diaria sea una lucha para muchos.

El nigeriano promedio vive sólo hasta los 47 años de edad y muy probablemente lo haga en la pobreza, dependiendo de la agricultura tradicional o de la industria del petróleo. Aproximadamente un 13% de los niños mueren antes de los cinco años de edad y aquéllos que llegan a la adultez se enfrentan con un VIH/SIDA pandémico en crecimiento. 

Para una mujer nigeriana, la calidad de vida se ve afectada por las desigualdades generalizadas por razón de sexo y los riesgos del embarazo y el parto: tendrá un promedio de seis partos durante su vida y una posibilidad entre 18 de morir por causas relacionadas, en parte, con el hecho de que los asistentes de parto calificados están presentes en apenas un tercio de los nacimientos. Pero el acceso al cuidado de la salud es una lucha para todos en Nigeria, ya que hay un solo médico por cada 3,000 personas.

La pandemia del VIH/SIDA, que ya ha dejado al menos 930,000 niños huérfanos, y los altos índices de muerte e incapacidad maternas son problemas destacados en la salud pública de Nigeria. Las restricciones legales y el estigma social causan un alto índice de abortos inseguros, mientras que un índice extremadamente bajo de uso de anticonceptivos contribuye a la existencia de aproximadamente 1.4 millones de embarazos no planificados cada año. 

En respuesta a la creciente pandemia del VIH/SIDA, el gobierno nigeriano lanzó en 2004 un programa que ofrecerá medicamentos de primera necesidad a muchos nigerianos con VIH, pero dista mucho de poder atender el creciente índice de infección por VIH/SIDA. Entre los jóvenes y los adolescentes nigerianos, el persistente rechazo a usar anticonceptivos (en parte, a causa de interpretaciones equivocadas sobre la eficacia y los efectos secundarios)y la ignorancia sobre las infecciones de transmisión sexual, entre ellas el VIH/SIDA, siguen aumentando la propagación de la enfermedad.

PPFA en Nigeria

El trabajo de Planned Parenthood Federation of America (PPFA) en Nigeria se centra en la región norte, donde los servicios y la educación de la salud reproductiva son muy limitados debido a una falta de proveedores de atención de la salud calificados, a tabúes culturales y religiosos acerca de la sexualidad, a la pobreza extrema y a una infraestructura inestable. 

La fuerte presencia musulmana en el norte de Nigeria exige sensibilidad para abordar los temas de salud reproductiva. Estamos implementando una campaña de comunicaciones diseñada para llegar a 15 millones de adultos y jóvenes de la región con información actualizada y precisa y mensajes positivos sobre la salud reproductiva. La campaña incluye un popular programa radial, ayuda social de persona a persona en las comunidades y publicidad en los medios de comunicación.

080205-Nigeria-nurses.jpg

Para reducir el índice de muerte e incapacidad maternas en la región, estamos proporcionando a cuatro organizaciones locales subsidios y asistencia técnica para aumentar el acceso a los servicios de planificación familiar y de aborto seguro, a las pruebas y asesoramiento sobre VIH/SIDA y a la educación sexual, y para fortalecer el interés y el compromiso en la salud reproductiva en el gobierno nigeriano y en la sociedad. La asistencia que ofrecemos a estas organizaciones incluye ayudar a que las clínicas diseñen protocolos médicos, establecer los procedimientos para pruebas de VIH confidenciales, abastecer de equipos y suministros, tales como kits para pruebas de VIH y anticonceptivos, y ganar el apoyo de los líderes locales para las campañas de educación sexual.

En 2006, PPFA se asoció con el Dr. Benjamin Dikko, un médico de atención primaria que trabaja en el estado capital noroeste de Gombe, Nigeria, donde las mujeres tienen un gran riesgo de quedar lesionadas por un aborto inseguro. El Dr. Dikko es uno de los pocos médicos que trabajan en la capital que es lo suficientemente audaz como para continuar brindando abiertamente servicios de aborto seguro, a pesar del gran estigma religioso y social.

Con el apoyo de PPFA, la clínica de abortos del Dr. Dikko fue renovada y reabastecida con suministros importantes para continuar los servicios de aborto seguro. Como se hicieron mejoras en el edificio de la clínica y en la calidad de la atención, la cantidad de pacientes atendidas aumentó de 112 a 615 anuales y la cantidad de pacientes que regresan con quejas después del procedimiento ha disminuido de 16 en 2006 a sólo 3 en 2007. 

PPFA sigue trabajando en estrecha colaboración con las organizaciones no gubernamentales locales y con los médicos como el Dr. Dikko para aumentar la calidad de los servicios de salud disponibles y asegurar que el acceso a estos servicios esté protegido.

  • tumblr icon
  • google plus icon
  • twitter icon
  • rss icon
Programa del país para Nigeria