Programa del país para Kenia

Kenia ha experimentado significativos cambios políticos y económicos en los últimos años. La derrota en el año 2002 del partido político Unión Nacional Africana de Kenia (KANU, por sus siglas en inglés) , que detentaba el poder desde la independencia en 1963, marcó un cambio histórico de un gobierno de partido único a una democracia competitiva entre diversos partidos políticos.

A pesar de que el nuevo gobierno actuó con rapidez para enfrentar los problemas más graves, como los costos inalcanzables de las cuotas arancelarias de la educación primaria, fue muy ineficaz contra la corrupción, extendida en todos los niveles de la administración gubernamental. En el año 2003, se estableció la educación primaria gratuita y, prácticamente de la noche a la mañana, la inscripción aumentó de seis millones a 7.2 millones. La economía viene en alza, con un crecimiento que aumentó un promedio de aproximadamente 6% durante los últimos cuatro años.

PPFA en la región de África y el personal asociado en Embu, KeniaA pesar de estos avances, la vida es dura para la mayoría de los keniatas. Más de la mitad de la población vive en la pobreza, y Kenia se clasifica en el lugar 148 en un total de 177 países en la escala del índice de pobreza y desarrollo humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La corrupción y el delito están fuera de control, lo cual refleja la ineficacia del gobierno para tratar ambos temas, mientras que el rápido crecimiento de las ciudades está haciendo colapsar la infraestructura.

Además, quedan por enfrentar grandes desafíos de salud. Si bien el índice de infección por VIH se ha estabilizado, continúa siendo un problema grave en el país. Mientras que 1.3 millones de personas conviven con la enfermedad, otras decenas de miles se infectan cada año. Las mujeres están especialmente expuestas a un mayor riesgo, incluyendo el 68% de las infectadas. Y a diferencia de sus vecinas, el embarazo y el parto continúan siendo un gran riesgo para las mujeres de Kenia: por cada 100,000 niños que nacen, mueren como consecuencia 1,000 mujeres y aproximadamente una de cada 19 mujeres en Kenia muere de causas relacionadas con la maternidad.

PPFA en Kenia

Una de las causas principales de muertes y discapacidades maternas en Kenia es el aborto inseguro. El aborto está restringido, de manera que las mujeres están forzadas a buscar procedimientos clandestinos, en los que las condiciones suelen ser antihigiénicas y los proveedores no están capacitados. A pesar de los riesgos legales y de salud, se realizan a diario cerca de 700 abortos ilegales. 

El trabajo en Kenia de Planned Parenthood Federation of America (PPFA) se centra actualmente en reducir el número de muertes y discapacidades maternas, ofreciendo cada vez más servicios accesibles de aborto seguro y apoyando a quienes defienden la despenalización del aborto en el país. También brindamos apoyo a organizaciones juveniles para que incluyan en sus programas algunos componentes esencialmente necesarios para la salud reproductiva y el tratamiento y la prevención del VIH/SIDA.

El suministro de servicios de aborto en Kenia está ampliamente difundido, pero muchos proveedores no tienen capacitación adecuada en técnicas seguras. PPFA trabaja asociada al Kisumu Medical Education and Trust (KMET, Fondo Médico y Educativo Kisumu), una organización que apoya a una red de más de 300 proveedores de atención de la salud para mejorar la seguridad del aborto y el cuidado después del aborto mediante una capacitación clínica, ayuda en el abastecimiento de equipos y el aumento de la seguridad en las clínicas para proteger a los clientes y a los proveedores del acoso frecuente por parte de la policía y la sociedad. 
 
Sarah Onyango, directora regional de PPFA para África, cierra un “tribunal simulado del aborto” patrocinado por la RHRA en Nairobi, Kenia, Junio de 2007 PPFA brinda apoyo a la Reproductive Health Rights Alliance (RHRA, Alianza para los Derechos de la Salud Reproductiva) en Kenia, un grupo de defensores de los derechos médicos, derechos legales, derechos de las mujeres y de las comunidades de derechos humanos que se formaron para mejorar las condiciones de salud materna en Kenia al garantizar leyes y políticas de la salud reproductiva para promover la salud de las mujeres. Se inició en el año 2003 en respuesta al arresto de tres proveedores de atención de la salud con cargos falsos de asesinato por aborto. 

La alianza se unió para defender a los tres proveedores de atención de la salud y al final tuvieron un papel fundamental en la obtención de su libertad. En la actualidad, está realizando actividades para que haya mayor conciencia sobre las consecuencias de un aborto inseguro, actividades entre las que se cuentan la producción de un documental, el trabajo junto a los medios de comunicación y la elaboración de proyectos para disposiciones sobre salud reproductiva en el marco de la revisión de la constitución nacional.

Las jóvenes de Kenia corren un gran riesgo de tener embarazos no planificados, VIH/SIDA y otras infecciones de transmisión sexual (ITS). No obstante, éstos no son sus únicos problemas. La pobreza, la violencia y la falta de trabajo también son desafíos. PPFA se asoció con Carolina for Kibera (CFK, Carolina por Kibera), una organización juvenil cuya misión es promover la conducción juvenil y la cooperación étnica y de géneros a través de los deportes, como también la emancipación de las mujeres jóvenes y el desarrollo comunitario.

Los educadores juveniles de igual a igual en Kibera, NairobiCFK tiene sede en Kibera, una enorme barriada pobre en la capital de Nairobi donde no hay pavimento, el alumbrado y la electricidad son escasos, y donde los servicios sanitarios casi no existen. Al reconocer la situación vulnerable de muchos jóvenes en Kibera, PPFA se asoció con CFK para incorporar educación sobre VIH/SIDA y salud reproductiva, y otros servicios en sus programas juveniles existentes.

Con el apoyo de PPFA, CFK está ampliando su programa para realizar pruebas de VIH/SIDA y brindar asesoramiento, y, además, ha establecido y capacitado un equipo de educadores juveniles de igual a igual que sirven a sus comunidades como un recurso sobre sexualidad y VIH/SIDA para otros jóvenes. Se ponen a disposición de la sociedad a toda hora del día y de la noche para contestar preguntas y distribuir condones, y realizan sesiones educativas y eventos en su comunidad.

Además de beneficiar a sus iguales, los educadores obtienen muchísimo del programa. Afirman que la experiencia laboral aumenta sus perspectivas de trabajo, sus iguales los respetan y ellos obtienen amplios conocimientos de cómo protegerse contra el VIH.

Find A Health Center

or

Search