Cómo satisfacer las necesidades básicas de sus hijos

Las necesidades básicas de los niños en pocas palabras

  • Las personas tienen seis niveles de necesidades básicas.
  • Estas necesidades siguen presentes durante toda la vida.
  • Todos podemos esforzarnos para satisfacer nuestras necesidades y las de nuestros hijos.

Todos tenemos necesidades básicas que debemos satisfacer antes de poder concretar nuestros sueños. Hasta que nuestros hijos puedan satisfacer sus propias necesidades, debemos satisfacerlas por ellos. También debemos ayudarlos a que aprendan a cuidarse por sí mismos.

Existen seis niveles de necesidades básicas que se deben satisfacer antes de que las personas puedan alcanzar la meta final que les permita establecer sus objetivos personales y ser independientes.


Cada nivel de necesidad básica se apoya en el siguiente, como los escalones de una pirámide. Si no se satisfacen las necesidades de un nivel, puede llegar a ser muy difícil que se satisfagan las necesidades del nivel siguiente.

Todas estas necesidades siguen presentes durante toda la vida. Por lo tanto, es posible que algunas personas necesiten toda una vida para llegar a la cima de la pirámide, ser independientes y establecer sus propios objetivos. Algunos de nosotros nunca lo logramos. Se requiere mucha paciencia, buena comunicación, mucho amor y buena suerte. No hay garantías. Y todos cometemos errores. Incluso hasta los mejores padres deben estar preparados para las decepciones. Pero cuanto más nos esforcemos por satisfacer las necesidades básicas de nuestros hijos, habrá más probabilidades de que alcancen su máximo potencial.

Puntos destacados

Nivel 1: necesidades corporales

No podríamos vivir sin alimentos nutritivos, sin agua limpia ni aire puro, ni sin las horas de sueño suficientes. También necesitamos sentirnos bien con nuestro cuerpo y nuestra sexualidad, y disfrutarlos plenamente. Es necesario brindarles a los bebés un sentido de identidad, de sexualidad y de reconocimiento del cuerpo desde que nacen.

Podríamos hacerlos sentir seguros o inseguros a través de:

  • La forma de sostenerlos y tocarlos
  • La forma de alimentarlos, lavarlos, cambiarles el pañal y enseñarles a usar el baño
  • El tono de voz que usamos
  • La forma en que los hacemos sentir cómodos con el cuerpo y las emociones

Los niños tienen sentimientos más sanos si realizamos todo lo anterior de manera placentera y afectuosa. Es normal que los bebés exploren su cuerpo. Aprenden muy rápido que tocarse a sí mismos, especialmente los órganos sexuales, provoca placer. Si les gritamos o les damos una palmada en la mano, probablemente seguirán haciéndolo pero lo harán con culpa. Es posible que se sientan avergonzados de su cuerpo y de su sexualidad. Y posiblemente no confíen en nosotros cuando, llegado el momento, necesiten orientación sobre el sexo y la sexualidad.

A continuación encontrará algunos objetivos realistas para satisfacer las necesidades corporales de su hijo:
  • Puedo darle a mi hijo alimentos nutritivos.
  • Mi rutina permite que mi hijo duerma bien en forma regular.
  • Puedo mantener a mi hijo aseado.
  • Puedo estar seguro de que mi hijo recibe atención médica en forma regular.
  • Puedo consolar a mi hijo cuando necesita aliviar su estrés y ansiedad a través del llanto.
  • Puedo ayudar a mi hijo a apreciar el valor de mantenerse en buen estado físico.
  • Puedo aceptar que mi hijo tenga su propia sexualidad.

Nivel 2: necesidad de sentir seguridad y protección

Todos tenemos la necesidad de sentirnos protegidos contra los daños físicos y libres de temores. Como padres, es necesario proporcionar un hogar seguro para los hijos. Nuestros hijos dependen de nosotros, y frecuentemente se preocupan por saber si vamos a estar siempre que nos necesiten.

A menudo, somos las personas que nuestros hijos más temen. La manera de enfrentar nuestros enojos y frustraciones está muy relacionada con la protección y la seguridad que sienten los niños. Tenemos que dar buenos ejemplos de amor y compasión. Cuando nuestros hijos causan problemas o cometen errores, debemos ser capaces de:

  • Ser pacientes y razonables
  • Mantener las líneas de comunicación abiertas, como para poder decir: “Estoy tan enojado que temo herir tus sentimientos. Dame unos minutos para que me calme y luego hablamos”.

Nuestros buenos ejemplos ayudan a los niños a expresar el enojo y la frustración de manera saludable.

A continuación encontrará algunos objetivos realistas para satisfacer las necesidades de su hijo de sentirse seguro y protegido:
  • Puedo brindar un lugar seguro y cómodo para vivir.
  • Puedo ser un buen modelo de autocontrol cuando estoy molesto al tomarme tiempo para calmarme.
  • Puedo evitar el uso de la fuerza física o las amenazas.
  • Puedo hacerme responsable de mis propias emociones y puedo ofrecer a mi hijo apoyo y consuelo, sin importar lo enojado que esté.

Nivel 3: necesidad de cariño

Todos los niños desean, necesitan y merecen el amor incondicional de sus padres. Los niños se desarrollan plenamente en un entorno de afecto (donde haya apego emocional, cariño, amor y dedicación). Tienen una gran necesidad de amar y de ser amados. También necesitan saber que son parte de la familia y que siempre tendrán un lugar en la familia y en la comunidad, sin importar lo que suceda.

Los niños aprenden sobre el cariño de los ejemplos que les brindamos. Les mostramos cómo las personas que se preocupan por el otro pueden llevarse bien. Es importante recordar que los niños imitan lo que hacemos y lo que somos, no lo que queremos ser.

El cariño entre los miembros de la familia aumenta su alegría y placer por vivir. Los niños que se crían en familias donde hay cariño están mejores preparados para lidiar con las frustraciones y las decepciones de la vida cotidiana. También se llevan mejor con otras personas.

A continuación encontrará algunos objetivos realistas para satisfacer las necesidades de cariño de su hijo:
  • Puedo proporcionarle a mi hijo amor incondicional y demostración física de cariño.
  • Puedo ser un modelo de conducta, mostrando amor, respeto y comprensión.
  • Puedo ayudar a mi hijo a hablar, comprender y confiar en sus sentimientos y necesidades.
  • Puedo aceptar a mi hijo como una persona individual cuyos sentimientos y necesidades son diferentes de los míos.
  • Puedo premiar el comportamiento comprensivo y afectuoso con respuestas amables y afectuosas.

Nivel 4: necesidad de autoestima

La autoestima comienza cuando se recibe amor y apoyo incondicionales, especialmente de los padres. Los niños verdaderamente quieren saber que son “normales”. Debemos enseñarles que es “normal” ser diferentes. Ayudar a que nuestros hijos se sientan valorados, competentes y normales también los alentará a desarrollar el respeto por otras personas.

Los elogios son la mejor manera de enseñarles autoestima. Debemos elogiar la honestidad, la independencia, el talento, el esfuerzo, el juego limpio y la bondad. Los niños también desarrollan autoestima cuando los ayudamos a aprender la autodisciplina y cuando usamos los castigos con moderación. En cambio, herimos la autoestima de nuestros hijos cuando los ridiculizamos, humillamos o golpeamos.

Además, ofrecerles opciones en lugar de darles órdenes permite que sus hijos desarrollen la capacidad de tomar buenas decisiones. Comience con decisiones pequeñas, por ejemplo, pregunte si quieren pasta o hamburguesas para la cena. Permita que las decisiones sean cada vez más importantes a medida que su hijo crece.

A continuación encontrará algunos objetivos realistas para satisfacer las necesidades de autoestima de su hijo:
  • Tengo mayor tendencia a elogiar a mi hijo en lugar de criticarlo.
  • Puedo recompensar el buen comportamiento.
  • Puedo usar los errores como buenas oportunidades para proporcionar experiencias de aprendizaje positivas.
  • Puedo ayudar a mi hijo a que aprenda a sentirse orgullo de su cuerpo, aspecto, talentos e intelecto.
  • Puedo ayudar a mi hijo a que se enorgullezca de sus valores morales, su comportamiento y sus relaciones.
  • Puedo pedirle disculpas a mi hijo.
  • Puedo ofrecerle a mi hijo alternativas razonables, en lugar de darle sólo órdenes.

Nivel 5: necesidad de conocimiento y comprensión

Los buenos padres proporcionan experiencias y oportunidades que estimulan el deseo del niño de adquirir conocimiento y desarrollar la comprensión, que son fundamentales para una vida exitosa.

Debemos premiar a los niños con nuestra aprobación cuando aprenden algo nuevo. Debemos proporcionarles oportunidades de aprendizaje diarias. El aprendizaje puede producirse en cualquier lugar y en cualquier momento. Los niños pueden aprender de diversas experiencias, entre ellas, la escuela, los pasatiempos, los proyectos familiares, el juego y el trabajo conjunto, las tareas de la casa, las salidas de compras, los campamentos, la vida en el club, las películas, las obras de teatro, los conciertos, los deportes, las caminatas al aire libre, los museos, los viajes y otras salidas.

A continuación encontrará algunos objetivos realistas para satisfacer las necesidades de conocimiento y comprensión de su hijo:
  • Puedo premiar a mi hijo cuando hace preguntas y apoyar intereses que sean diferentes de los míos.
  • Puedo proporcionarle información y apoyo a medida que mi hijo crece y madura.
  • Puedo ayudar pacientemente a mi hijo con las tareas escolares.
  • Puedo enseñarle juegos y jugar con mi hijo.
  • Puedo dejar que mi hijo gane.
  • Puedo incluir a mi hijo en conversaciones con adultos.
  • Puedo ofrecerle a mi hijo diferentes salidas sociales.
  • Puedo compartir mi placer por el arte, la música, la lectura y el cine.

Nivel 6: necesidad de belleza y armonía

Todos tenemos la necesidad de belleza y armonía en nuestras vidas. Esto incluye la música y el arte, la naturaleza, nuestras creencias morales y espirituales, nuestras costumbres sociales, nuestra herencia cultural y una valoración de las relaciones positivas, afectuosas e íntimas con otras personas. Todo esto nos proporciona un sentido de equilibrio y nos permite tener esperanzas en el futuro.

A continuación encontrará algunos objetivos realistas para satisfacer las necesidades de belleza y armonía de su hijo:
  • Puedo compartir mis sueños con mi hijo y alentar los sueños de mi hijo.
  • Puedo ayudar a mi hijo a apreciar la belleza de la naturaleza.
  • Puedo crear un ambiente familiar disciplinado que incluya la música, las artes y las artesanías.
  • Puedo alentar la creatividad de mi hijo: dibujar, pintar, escribir, tocar un instrumento, cantar o bailar.
  • Puedo aceptar que mi hijo desarrollará gustos y un estilo personal diferente del mío.

Objetivo final: necesidad de desarrollar y buscar objetivos personales

Como padres, nuestro trabajo es satisfacer las necesidades básicas de nuestros hijos de manera que ellos puedan lograr su independencia. Cuando nuestros hijos se encuentran con la necesidad de establecer, buscar y alcanzar sus propios objetivos valiosos, se encuentran en el camino hacia la independencia. Todos alcanzamos esta etapa en algún momento de nuestras vidas, si es que logramos llegar. Algunas personas nunca lo logran. Desafortunadamente, muchas personas luchan diariamente para lograr satisfacer los niveles más básicos de necesidades.

Si nunca se satisfacen los niveles básicos de necesidades, es muy difícil avanzar en el camino hacia las necesidades superiores. Los padres que ayudan a sus hijos a lograr la independencia tienen buenos motivos para sentirse orgullosos.

Puede alentar a su hijo a satisfacer su necesidad de desarrollar y buscar objetivos personales si usted hace lo siguiente:

  • Apoya la toma de decisiones en forma independiente.
  • Acepta que los objetivos que su hijo puede establecer podrían ser diferentes de los objetivos que usted establecería para ellos.
  • Acepta que su hijo desarrollará relaciones valiosas fuera de la familia.
  • Comprende que es natural que los hijos abandonen sus hogares y que sus relaciones con la familia cambien.
  • Comprende que tomar malas decisiones de vez en cuando forma parte normal de la vida.
  • Ofrece amor, paciencia y apoyo sin importar si sus hijos logran alcanzar sus objetivos con éxito.

Redactado por Jon Knowles

Revisado por Jennifer Johnsen, MPH

Published: 01.01.06 | Updated: 08.30.06

Find A Health Center

or

Search