Hablar con nuestros hijos sobre sexo y sexualidad

Hablar con nuestros hijos sobre sexo y sexualidad, en pocas palabras

  • Es mejor comenzar a hablar con nuestros hijos sobre la sexualidad en los primeros años de su niñez, aunque nunca es demasiado tarde para empezar.
  • Hablar con los niños sobre sexo y sexualidad puede resultar incómodo al principio, pero con el tiempo y la práctica resulta más fácil.
  • Existen muchas y diferentes formas de iniciar conversaciones sobre sexo y sexualidad.

 

Los padres que hablan con sus hijos realmente hacen que la experiencia sea diferente. En efecto, los adolescentes suelen contar a sus padres como la mayor influencia en sus decisiones sobre sexo. Además, los adolescentes que relatan tener buenas conversaciones con sus padres acerca de sexo son más propensos a posponer la actividad sexual, a tener menos parejas y a usar preservativos y otros métodos anticonceptivos cuando tienen relaciones sexuales.

Podemos ayudar a nuestros hijos a tratar temas relacionados con la sexualidad, desde que son pequeños y durante toda su vida. La sexualidad incluye una amplia gama de temas, como el cuerpo masculino y el cuerpo femenino y cómo funcionan, el desarrollo humano, la reproducción, tipos de relaciones, en qué consisten una relación sana y una enfermiza, conducta sexual, cómo evitar el embarazo y cómo prevenir las enfermedades de transmisión sexual.


Algunas investigaciones muestran que los adolescentes son más sexualmente activos que lo que sus padres imaginan. A los 19 años, siete de cada diez adolescentes han tenido relaciones sexuales. En los Estados Unidos, dos mil adolescentes quedan embarazadas por día. Y los adolescentes presentan tasas muy elevadas de infecciones de transmisión sexual.

Los padres realmente marcan una diferencia. Podemos hablar con nuestros hijos, construir relaciones sólidas con ellos y fijarles expectativas y límites claros. Estas son formas comprobadas en que podemos ayudar a prevenir el embarazo adolescente, reducir las posibilidades de los jóvenes de contraer ETS y asegurarnos de que llevan una vida sana y gratificante. Por lo tanto, comencemos a hablar.

Expand All +

  • +-

    ¿Cómo puedo comenzar a hablar con mis hijos acerca de la sexualidad?

    La vida cotidiana nos brinda muchas oportunidades para hablar de la sexualidad. Al ver un programa de TV que muestra a un adolescente atravesando la pubertad o saliendo a una cita, una publicidad que alienta la aceptación del cuerpo o al encontrarnos con una vecina embarazada, podemos usar estas situaciones para iniciar conversaciones con nuestros hijos. Estos momentos educativos ocurren todos los días y pueden ayudar a que la conversación sea más fácil y natural.

  • +-

    ¿Cuándo debo comenzar a hablar con mis hijos acerca de la sexualidad?

    Algunos planeamos “la conversación” por meses y esperamos decir todo lo importante de una sola vez. Entonces, cuando “la conversación” no resulta como la planificamos, nos frustramos. No obstante, hablar con los hijos sobre sexualidad es una conversación que dura toda la vida. Hablar de a poco ayuda a establecer objetivos realistas cuando hablamos con nuestros hijos. Además, ayuda a que los niños no se sientan abrumados.

    Es mejor comenzar a hablar con nuestros hijos sobre la sexualidad a edad temprana. Desde muy pequeños, niños y niñas sienten curiosidad acerca de su cuerpo y por los diferentes tipos de relaciones. Esta curiosidad genera una oportunidad natural para iniciar la conversación y comenzar a construir una relación de respeto y confianza. Con los niños pequeños, puedes comenzar por enseñarles los nombres de las partes del cuerpo y preguntarles si saben por qué los niños y las niñas son diferentes.

    Cuando les hablamos a nuestros hijos sobre sexo, es importante adaptar la conversación a su edad. Si un pequeño de cinco años pregunta: “¿qué significa dar a luz?” podemos responder: “es cuando un bebé sale de la barriga de la mamá”. Si uno de diez años pregunta lo mismo, nuestra respuesta debe ser más detallada y podría comenzar así: “Después de que un bebé crece durante nueve meses en el útero de la mamá, sale por su vagina…”.

    Brindar información adecuada a la edad les facilita a los niños entender que el sexo es una parte natural del ser humano y del desarrollo emocional. También hace que sea más sencillo hablar con ellos acerca de aspectos más complejos de la intimidad sexual a medida que crecen.

    No te preocupes si aún no comenzaste a hablar con tus hijos sobre sexualidad. Nunca es demasiado tarde. Simplemente no intentes “ponerte al día” de una sola vez. Lo más importante es ser abierto y accesible en cualquier momento en que tu hijo desee hablar contigo.

  • +-

    ¿Qué clases de cosas debo decirles a mis hijos?

    Es importante que les brindemos a nuestros hijos información cierta, útil y precisa que transmita nuestros propios valores acerca del sexo y la sexualidad. También es importante que los preparemos para que tomen decisiones responsables en el momento en que sean activos sexualmente. Cuando cumplan 19 años de edad, el 70 por ciento de los adolescentes habrán tenido relaciones sexuales. Por lo tanto, además de transmitir nuestros valores sobre relaciones sexuales, es importante hablar con los adolescentes sobre cómo prevenir el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual.

    Ayuda pensar con antelación qué mensajes queremos expresar. Por ejemplo, un tema común que surge con nuestros hijos es la diferencia entre niños y niñas o entre hombres y mujeres. Algunos padres querrán dar el mensaje de que los niños y las niñas son iguales, excepto por algunas partes del cuerpo, y que pueden hacer las mismas cosas. Otros padres querrán expresar la creencia de que los niños y las niñas son diferentes de muchas maneras.

  • +-

    ¿Cómo puedo lograr que nuestras conversaciones sean más amenas?

    Hablar sobre sexualidad puede resultar incómodo al principio, pero con el tiempo será más fácil. Estar dispuesto a hablar sobre sexualidad puede constituir todo un desafío. Es normal que padres e hijos se sientan avergonzados o incómodos al hablar con el otro acerca de sexo. Admitirlo puede ayudar a aliviar la tensión. Podemos intentar decir, “es completamente normal que esto sea raro, pero te amo y me preocupo por ti; por lo tanto, debemos hablar sobre cosas importantes como estas”. Con el tiempo y la práctica, será más fácil. La clave es que la conversación siempre sea abierta y continua. 

    Escuchar a nuestros hijos les demuestra que nos interesa y respetamos lo que tienen para decir. No es necesario que estemos siempre de acuerdo con lo que escuchamos, pero es importante prestar atención a lo que nos dicen.

    Puede resultarnos tentador interrumpirlos y darles nuestro punto de vista, pero si dedicamos un poco de tiempo simplemente a escucharlos y hacerles preguntas, los ayudaremos a que nuestros hijos aprendan a explicar sus ideas con claridad. Logramos conocernos aún más y generarles confianza mostrándoles que verdaderamente nos importan sus pensamientos y sentimientos. Podemos demostrarles que entendemos su punto de vista, diciendo cosas como: “Creo que sé de dónde viene esto...” o “Entiendo lo que sientes y muchas veces también me sentí así cuando tenía tu edad”.

  • +-

    ¿Cómo respondo las preguntas de mi hijo sobre sexo y sexualidad?

    Nuestros hijos tienen varios motivos para preguntarnos sobre el sexo y la sexualidad. Es probable que sientan curiosidad. Tal vez necesiten ayuda para tomar una decisión o interpretar el mundo que los rodea. O quizás necesiten los tranquilicemos asegurándoles que son “normales”. Además, posiblemente oculten lo que realmente desean preguntar con otras preguntas. Por lo tanto, sin importar qué tan sorprendentes puedan ser sus preguntas, los niños siempre necesitan respuestas francas y concretas.

    Estas son algunas sugerencias:

    • Intenta averiguar lo que el niño está preguntando en realidad. Lo que parece una pregunta directa puede no serlo. Para averiguar la verdadera naturaleza de la consulta, puedes preguntarle: “¿qué escuchaste sobre ese tema?”, “¿qué piensas sobre eso?” o “¿me dirías lo que ya sabes sobre este tema?”.
    • No respondas con demasiada información. Podemos dar respuestas breves y simples y explicar palabras nuevas que nuestros hijos posiblemente no hayan escuchado antes. Después de responder, podemos estimular a nuestros hijos para que hagan más preguntas, diciéndoles: “¿hay algo más que desees saber?”
    • Comprueba que el niño haya comprendido. Después de responder una pregunta, pregúntale, “¿respondí tu pregunta?” 

    Algunos padres temen que no sabrán las respuestas de las preguntas de sus hijos. Es perfectamente normal no saber algo o no tener una respuesta inmediata. Una de las mejores formas de enseñarles a nuestros hijos sobre sexualidad es buscar las respuestas juntos y luego analizar lo que aprendimos. Buscar información juntos en libros, en Internet o preguntándoles a otras personas puede ayudar a construir una relación de respeto y confianza, como también un modelo de la forma en que nuestros hijos pueden buscar respuestas por sí mismos.

  • +-

    ¿Qué preguntas realizan los niños de edad preescolar?

    Los niños de edad preescolar hacen preguntan muy básicas. A continuación, presentamos algunos ejemplos de cómo podemos responderlas.

    P. ¿Cómo entran los bebés en tu barriga? 
    R. Cuando una mujer tiene un bebé en la barriga, se le llama embarazo. Las mujeres tienen pequeños huevitos en una parte especial de su barriga. Los hombres tienen semillas muy pequeñas. A veces, cuando un hombre y una mujer tienen relaciones sexuales, el hombre pone el pene en la vagina de la mujer. Puede ocurrir un embarazo si una de las semillas sale del pene y se une con uno de los huevos del cuerpo de la mujer. ¿Tienes alguna otra pregunta sobre esto?

    P. ¿Qué es eso? (y señala los senos u otras partes del cuerpo de una mujer). 
    R. Esos son los senos. Las mujeres tienen senos. Los hombres no. ¿Deseas saber algo más sobre eso?

    P. ¿Por qué yo tengo pene y tú no? 
    R. Los niños tienen pene y las niñas tienen vulva. Yo soy una mujer, una niña que ya es adulta, y tengo vulva en lugar de pene. Y tú eres un niño y tienes pene en lugar de vulva.

  • +-

    ¿Qué preguntas realizan los niños de nivel primario?

    A continuación, presentamos algunos ejemplos de preguntas que generalmente realizan los niños de nivel primario y algunas posibles respuestas:

    P. ¿Está bien tocarse a sí mismo? 
    R. Sí, está bien. Es placentero tocarse a sí mismo, pero debemos hacerlo únicamente en privado.

    P. ¿Cómo se contagia el SIDA? 
    R. El SIDA proviene de un pequeñísimo germen llamado VIH. El germen se esconde en la sangre de las personas. También puede ocultarse en los fluidos que salen del pene del hombre y de la vagina de la mujer. Y puede ocultarse en la leche materna de una mujer. Por este motivo, las personas pueden infectarse con el VIH de distintas maneras. Pueden contagiarse por tener relaciones sexuales con una persona infectada o por compartir agujas para drogarse. Los bebés pueden infectarse a través de la leche materna. Lo bueno es que la mayoría de las personas puede evitar contagiarse de SIDA usando preservativos cuando tienen relaciones sexuales. El SIDA no se contagia solo por estar cerca de alguien que lo tiene. ¿Deseas saber algo más acerca del SIDA?

    P. ¿Los niños tienen el período menstrual? 
    R. No. Solo las mujeres tienen el período menstrual. ¿Qué sabes acerca del período menstrual?

    P. ¿Qué significa "homosexual"? 
    R. Algunas personas se sienten atraídas por personas del mismo sexo. Estas personas son homosexuales. Las personas que se sienten atraídas por personas del sexo opuesto son heterosexuales. Las personas que se sienten atraídas por personas de ambos sexos son bisexuales. ¿Tienes otras pregunta sobre esto?

  • +-

    ¿Qué preguntas realizan generalmente los adolescentes?

    A medida que los niños crecen y se convierten en adolescentes, sus preguntas se hacen más complejas. A continuación, presentamos algunas preguntas comunes que realizan y sus posibles respuestas: 

    P. ¿Cómo sabes cuándo se termina la pubertad? 
    R. Es difícil de saber. Algunas personas no experimentan todos los cambios que ocurren durante la pubertad hasta que tienen veinte años de edad. Pero puede terminar antes. ¿Tienes otras preguntas sobre la pubertad?

    P. ¿Qué tamaño tendrán mis senos? 
    R. Depende. Los senos pueden ser de cualquier tamaño, forma y color. Y cuando se están desarrollando, cambian todo el tiempo. Los senos pueden ser desde pequeños hasta enormes. Tanto si los tuyos son como limones o como pomelos, son normales.

    P. ¿Es cierto que una mujer no puede quedar embarazada la primera vez que tiene relaciones sexuales? 
    R. No, no es cierto. Si tienes relaciones sexuales vaginales y no utilizas preservativo ni otro anticonceptivo, puedes quedar embarazada, ya sea la primera vez o la centésima primera. Por esto, mucha gente utiliza anticonceptivos la primera vez que tienen relaciones sexuales.

    P. ¿Cuál es el mejor método anticonceptivo? 
    R. Diferentes métodos anticonceptivos pueden ser los mejores, depende las personas. Por eso es importante saber acerca de cada método anticonceptivo para que puedas elegir el que es mejor para ti. (Los adolescentes que deseen conocer sobre anticonceptivos, pueden utilizar Mi método).

    P. ¿Deben tener relaciones sexuales dos personas si están enamoradas? 
    R. No necesariamente. El sexo es solo una parte de una relación. Es una forma de expresar el amor. Optar por formar parte de una relación sexual es una decisión importante. Debes pensar en muchas cosas. Y dos personas pueden amarse muchísimo sin tener relaciones sexuales. ¿Crees que estás enamorado?

    P. ¿Perder la virginidad causa dolor? 
    R. Algunas mujeres experimentan dolor la primera vez que tienen relaciones sexuales vaginales. Esto sucede porque posiblemente el himen, en la abertura de la vagina, se tense hasta abrirse durante la primer relación sexual, lo que puede causar dolor y sangrado. Los hombres no tienen himen, de modo que no es un problema para ellos. ¿Tienes otras preguntas sobre la virginidad?

  • +-

    ¿Qué más puedo hacer para ayudar a mis adolescentes a tener buena salud sexual y buenas relaciones sexuales?

    Podemos seguir algunas pautas simples que disminuirán las posibilidades de que los adolescentes tengan una conducta riesgosa, como beber alcohol, fumar, practicar el sexo sin protección o antes de estar listos. Lee más sobre imponer límites a los adolescentes.

Find A Health Center

or

Search